David Colmenares

El enojo de los ciudadanos ante los altos niveles de corrupción y la impunidad se generó la necesidad de la creación del Sistema Nacional Anticorrupción, que esta semana tuvo la segunda reunión ordinaria del Comité Coordinador, que tiene la responsabilidad de la aprobación, diseño y promoción de la política nacional, así como su evaluación periódica. En el mismo participaron el Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, el Consejo de la Judicatura, el Tribunal Federal de Justicia Administrativa, el Comité de Participación Ciudadana, la secretaría de la Función Pública y las Auditoría Superior de la Federación.

No es posible abocarse sólo al ámbito de las sanciones, lo cual limitaría la consecución de las metas para las que fue creado. Pero como he insistido debemos priorizar en el caso de la Auditoria Superior, el enfoque preventivo de las auditorías, teniendo como base una mayor calidad de las mismas, no importante que sean menos, pero si más precisas, para que la parte jurídica presente mejores resultados.

Mediáticamente, se buscan castigos,  pero no olvidando las virtudes de la prevención, la cual se dará en la medida que se interactúen de manera efectiva la fiscalización externa y la auditoría interna.

Avanzar en la transparencia y acceso a la información y con el fortalecimiento de la armonización contable. Un elemento importante será la desregulación o ventanilla única. Por supuesto nada de esto se podría consolidar sin la participación ciudadana. De hecho, todos los programas sociales incluyen un apartado de la participación social. Al respecto la ASF, le ha dado seguimiento a su adecuada implementación, para evitar que sea letra muerta, incluso se ha elaborado un informe Integral con un análisis e investigación en campo de esta figura.

Es claro que los grandes males que más preocupan a nuestra sociedad, tienen que ver con la corrupción, la impunidad, la inseguridad y la violencia, así como la pobreza y la desigualdad, de ahí que en la medida, que se fortalezca el Sistema Nacional Anticorrupción podremos derrotarlos con mayor eficacia.

Es un gran logro su existencia, falta aún su implementación integral y su consolidación. Es importante que no se pierda tiempo en ello y a eso están abocadas las instituciones responsables.

Un logro importante de esta segunda reunión, es la apertura, la interacción entre los actores involucrados y su vinculación con los otros dos sistemas, el de Transparencia y el de Fiscalización, lo cual implica un trabajo permanente de intercambio de experiencias, información y creación de capacidades. Asimismo, es fundamental la coordinación intergubernamental, el Sistema de Fiscalización con la interacción de los contralores estatales y los titulares de las auditorias superiores de las entidades federativas, así como la de la secretaria de la Función Pública y la ASF, en cuyo caso se está avanzando con firmeza. No olvidemos que se trata de un sistema que significa interacción de todas las partes.

Se están buscando mejores mecanismos de coordinación y comunicación interinstitucional, de forma tal que, en la siguiente reunión del Comité Coordinador en el mes de julio, esperamos avanzar para tener las bases para el tratamiento de asuntos coyunturales de potencial corrupción.

Buenas prácticas

EL FMI acaba de difundir su monitor fiscal correspondiente abril donde recomienda a los países con un nivel de endeudamiento público superior al 50 por ciento del PIB, la reducción paulatina de la misma, tal como se hizo en México a principios de los 90 hasta antes de la crisis que se inició en 1998, lo que permitirá reducir el costo del servicio de la misma. Para ello se necesitan medidas fiscales adecuadas, no gastar más de lo que se puede, y eficientar los aparatos recaudatorios.

AUDITOR SUPERIOR DE LA FEDERACIÓN

brunodavidpau@yahoo.com.mx             

Compartir