Compartir

Redacción ejecentral

La agencia Standard & Poor’s puso el jueves la deuda soberana de El Salvador en default selectivo, luego de que incumplió el pago de obligaciones con fondos de pensiones debido a un conflicto político.

S&P recortó la calificación de deuda del país centroamericano a ‘SD’, o incumplimiento selectivo, desde ‘CCC-‘, luego de que por cinco días no atendió el servicio de la deuda.

El izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), en el poder, no logró este mes el apoyo de los conservadores de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena) para una asignación que incluía el pago de 57 millones de dólares en intereses por bonos a fondos privados de pensiones para el mes de abril.

En la práctica, el default significa que el país, al no honrar los pagos de su deuda, pierde la opción de obtener financiamiento vía préstamos para cubrir gastos en el presupuesto. Es decir, entra en la lista de países a los que ningún organismo internacional o país quiere prestar dinero.

Hace una semana ya se preveía la baja de calificación no solo por parte de Standard & Poor’s, ya que Fitch Ratings, ya que preveían el impago, el default, de la nación centroamericana.

El pasado 12 de abril, ambas firmas  bajaron la calificación a El Salvador de B/Negativo a CCC. La nueva calificación que otorgaron las dos calificadoras se debe a que, entre el viernes 7 y el domingo 9 de abril, el FMLN y Arena no llegaron a un acuerdo y el gobierno decidió no honrar una cuota de su deuda con el fondo de pensiones -con los Certificados de Inversión Previsional- que asciende $28.8 millones.

 
Las dos calificadoras interpretaron que el Estado no cuenta con la capacidad de pagar a tiempo sus compromisos y advirtió a los inversores de esta situación, bajando la calificación crediticia del país. Con información de AFP y www.eleconomista.net

Compartir

error: Contenido protegido.