Compartir

Redacción ejecentral

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) aceptó la recomendación emitida por la Comisión Nacional de Derechos humanos (CNDH) por un caso de uso excesivo de la fuerza, que derivó en la pérdida de un brazo de la víctima, y violación al acceso a la justicia cometido por elementos de la  Policía Federal en Arcelia, Guerrero en 2015.

La víctima circulaba a bordo de una motocicleta a la altura de la avenida Lázaro Cárdenas de la colonia Progreso, cuando policías federales le marcaron el alto y ante el temor de ser detenido omitió la indicación y dio vuelta, por lo que los uniformados le dispararon con armas de fuego, causándole heridas que le hicieron perder el brazo derecho.

Tras lesionarlo del brazo los policías no le brindaron asistencia médica inmediata y la víctima tuvo que subirse a la patrulla para que lo trasladaran al servicio médico, tras lo cual fue acusado por delitos que no cometió.

Sin embargo las autoridades argumentaron que habían repelido una agresión y al auxiliar a la víctima, se percataron que portaba un arma y dos bolsas con sustancias prohibidas, pero CNDH determinó que no existen indicios de que el agraviado hubiera accionado algún arma de fuego y acreditó que los policías hicieron uso excesivo de la fuerza durante la detención.

SSPC señaló que se ha instruido a la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Federal colaborar ampliamente en la investigación ante la Fiscalía General de la República, y brindar la información necesaria para determinar las responsabilidades administrativas que correspondan.

NR

Compartir