Compartir

Redacción ejecentral

Quien fue representante de Morena en el Instituto Nacional Electoral y dio la batalla en dos elecciones presidenciales, Horacio Duarte, no ha terminado de asimilar que haya sido nombrado subsecretario del Trabajo y no titular de esa dependencia que recayó en Luisa María Alcalde. Dicen los que saben que la tensión es fuerte en la Secretaría, donde don Horacio está llevando a cabo una estrategia para demostrar al presidente Andrés Manuel López Obrador, que quien sabe del tema es él, no doña Luisa María, quien, por cierto, tiene toda la asesoría e injerencia de su padre, un viejo abogado laborista de izquierda, Arturo Alcalde.

Compartir