Foto: Especial

Compartir

Redacción ejecentral

Una circular de la Secretaría de Hacienda emitida en junio, adelantó para el 15 de julio el cierre de las contrataciones en el gobierno. Antes de ponerse en vigor, dicen los que saben, el equipo del candidato electo Andrés Manuel López Obrador estuvo de acuerdo con ello, e incluso llegaron a sugerir a los titulares de diferentes áreas semanas después, de manera personal, que no contrataran a nadie. Lo que no se imaginaban es que ese tirito les salió por la culata. Esa disposición ha provocado que no puedan tomar posesión de sus cargos los nuevos funcionarios federales porque el presupuesto se cerró y tienen que esperar al de 2019. Oséase, ni han podido tomar posesión, ni hacer nombramientos, ni firmar nada de lo que pasa frente a ellos. Para acabarla de perjudicar, se sumó al oficio del 7 de diciembre, firmado por el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, de suspender el resto de las contrataciones. Una de las consecuencias es que estas medidas han impedido, incluso, que varios de los nuevo secretarios puedan tomar sus nuevas oficinas, porque no hay quien se las entregue.

Compartir