El técnico de Francia agradeció de esta manera a la tribuna, al confirmarse la clasificación de la selección bleu a la instancia final. Foto: AFP

Compartir

Pedro Ivan/Icitus

San Petersburgo, Rusia. Didier Deschamps está en el camino de hacer historia, de unirse a un grupo especial dentro de la historia del futbol mundial. Al llegar a la Final con Francia está a un triunfo más de entrar en un club en el que sólo están Mario Lobo Zagallo y Franz Beckenbauer, los únicos que han ganado la Copa del Mundo como jugadores primero, y después, como entrenadores.

Deschamps fue el capitán del equipo que se levantó con el trofeo en Francis 98, derrotando inesperadamente a Brasil en una final controvertida por el estado de salud a Ronaldo. Pero más allá de ello, Francia se impuso con claridad, gracias a dos goles del astro Zinedine Zidane y uno más de Emmanuel Petit.

El número 7 de aquel equipo es Deschamps, férreo mediocampista defensivo que se convirtió en entrenador nada más dejar el terreno de juego, en 2001.

El francés se destacó por conseguir títulos, sobre todo en torneos de Copa, y desde 2012 es entrenador de la selección francesa, a la que metió al Mundial de Brasil 2014 sufriendo hasta la repesca.

Del duro golpe que fue perder la Final de la Eurocopa del 2016 que se realizó en su casa, ante Portugal, Deschamps se levantó y ahora tiene la oportunidad de volver a jugar la Final, y de convertirse en campeón, este ex jugador de rugby estará en el olimpo más exclusivo del futbol mundial.

Compartir