Compartir

Bet Birai Nieto

En este año la tasa de desempleo mundial experimentará un leve descenso de 5.5%, comparado con 2017, que fue de 5.6 por ciento. Pero, pese al aumento en el número de nuevas plazas laborales, se prevé que la cifra de desempleados sea de 192 millones, según datos del informe Perspectivas sociales y del empleo en el mundo: Tendencias 2018 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Para los trabajadores que viven en los países en desarrollo, no hay buenas noticas: el progreso para reducir la pobreza es demasiado lento para compensar el crecimiento de la fuerza de trabajo.

En los próximos años, cita el informe del organismo internacional, el número de trabajadores en pobreza extrema se mantendrá por encima de 114 millones, lo que afectará a 40% de las personas con un empleo en 2018.

›En cuanto a la desocupación, el informe de la OIT refirió que la tasa de desempleo mundial se estabilizó, luego de un incremento en 2016 y en 2017 se situó en 5.6%, con 192 millones de desempleados.

El crecimiento del empleo ya no será suficiente para absorber el aumento de la fuerza de trabajo en los países emergentes y en desarrollo, aunque la situación ha mejorado en relación a 2016 y el informe internacional indica que hacia 2019 el sector servicios será el principal motor del futuro crecimiento del empleo mundial con una prospectiva de 1.746.4 millones de plazas laborales, mientras que los sectores del agro y la manufactura van en declive con 850.5 millones y 742.7 millones de empleos, respectivamente.

El sector de empleos precarios, es decir, trabajadores autónomos o que trabajan como auxiliares en empresas familiares y sin ningún tipo de prestación, aumentará.

›En 2017, cerca de 42% de los trabajadores en el mundo trabaja en estas condiciones y se prevé que este porcentaje no sólo no descienda, sino que aumente en los países en desarrollo y emergentes.

La proyección actual indica un aumento anual de 17 millones de personas empleadas con estas condiciones durante 2018 y 2019.

En cuanto a México, al cierre del año pasado, la cifra de personas ocupadas como autónomas fue de 12.5, pero hacia 2019 cerrará en un estimado de 12.9 millones. El siguiente año, para quienes trabajan en empresas familiares, cerrará con una cifra  cercana a 2.8 millones de trabajos.

Aunque el desempleo mundial se ha estabilizado, según los indicadores de la OIT, hay un aumento en el déficit de plazas de trabajo con seguridad social y prestaciones.

grafs-analitica-web-1

grafs-analitica-web-2

grafs-analitica-web-3

grafs-analitica-web-4

Compartir