Compartir

Redacción ejecentral

Captura de pantalla 2016-11-14 a las 3.21.12 p.m.

El presidente Barack Obama, aseguró que Donald Trump, es una persona sin ideología, es muy pragmático y eso puede ayudarle.

Obama confesó estar «absolutamente» preocupado por los efectos que pueda tener en el país la presidencia del mandatario electo.

«¿Tengo preocupaciones ante la Presidencia de Trump? Absolutamente», afirmó Obama en su primera rueda de prensa tras las elecciones presidenciales del pasado 8 de noviembre. “Mi meta es que el 21 de enero EU esté en una posición más fuerte”, señaló.

Al hablar sobre el Obamacare, el mandatario recordó ue los republicanos por seis años han querido echarlo abajo, sin embargo, ahora que se encuentren en el gobierno deberán tomar una decisión sobre el programa de salud.

“Este despacho tiene el hábito de magnificar y señalizar pero este despacho puede cambiar cosas”, sostuvo.

Sobre la importancia de «dar señales de unidad» como nación después de la campaña divisiva que protagonizó el magnate antes de ser elegido para ser su sucesor.

«Le dije, como he dicho públicamente, que por la naturaleza de las campañas, por la amargura y por la ferocidad de las campañas, es realmente importante tratar de enviar señales de unidad y tratar de llegar a los grupos minoritarios, a las mujeres y a otros que están preocupados por el tono de la campaña», dijo.

En la conversación que ambos mantuvieron en el Despacho Oval el pasado jueves, Trump le transmitió, según contó Obama, su «gran interés» en mantener las «relaciones estratégicas básicas» de EE.UU. a nivel internacional.

Pero, además, Obama detalló que el ya presidente electo le expresó su «compromiso con la OTAN y la alianza Transatlántica».

Por ello, durante la gira que emprenderá en unas horas por Grecia, Alemania y Perú, Obama explicó que hará saber a sus aliados europeos que «no hay un debilitamiento de la determinación cuando se trata del compromiso de Estados Unidos con mantener una relación fuerte y robusta con la OTAN».

Durante la campaña electoral, Trump calificó a la OTAN de un organismo «obsoleto» y demandó a los países miembros que «paguen su parte» si no quieren defenderse solos.

Al hablar más en general sobre los posibles efectos de la victoria de Trump en el papel que juega EU en el mundo, Obama afirmó que la «influencia» global de su país no solamente es fruto de lo que hace el presidente, sino «de muchas otras cosas» e interacciones a todos los niveles.

«No es tan simple eliminar el TLC»

Barack Obama salió al paso de la amenaza de Donald Trump de renegociar o abandonar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y aseguró que no es un proceso tan simple como parece.

“Una vez que gobiernas (…), solo para eliminar acuerdos comerciales con México, por ejemplo, hay que tomar en cuenta que hay una cadena global de suministro”, advirtió el mandatario en su primera rueda de prensa desde las elecciones del 7 de noviembre.

De acuerdo con Obama, el próximo gobierno debe entender temas tan simples como el que los fabricantes de automóviles estadunidenses que estaban a punto de cerrar, siguen funcionando y emplean a más personas gracias a que pueden traer sus piezas desde México.

“Así que no es tan simple como parece”, insistió Obama.

A lo largo de su campaña presidencial, Trump resaltó la necesidad de renegociar el TLCAN, y amenazó con abandonarlo en caso de no lograr una renegociación satisfactoria.

El Artículo 2205 del acuerdo permite a cualquiera de las partes abandonarlo, previa notificación por escrito con seis meses de anticipación, en cuyo caso el acuerdo continuaría vigente para las partes restantes.

El gobierno mexicano respondió que estaba dispuesto a considerar la modernización del acuerdo, que entró en vigor en 1994, si existía anuencia de los tres países firmantes.

Apenas la semana anterior el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, un abierto defensor del libre comercio, declaró estar dispuesto a renegociar el acuerdo.

Durante la rueda de prensa, Obama defendió asimismo el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), aunque reconoció que no ha sido exitoso en convencer a los estadunidenses sobre los beneficios del pacto que aglutina a 12 países miembros, incluidos México y Canadá.

“Ese es un argumento difícil de hacer cuando la gente recuerda el cierre de plantas y la salida de empleos al extranjero”, dijo Obama.

Aboga por plan y programas a «dreamers»

Obama instó a su sucesor, Donald Trump, a reconsiderar su propuesta de eliminar el Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA), que beneficia a más de 700 mil jóvenes indocumentados, la mayoría mexicanos.

“Urjo al presidente electo y a la próxima administración a pensar con detenimiento antes de que pongan en peligro el estatus de quienes son, para propósitos prácticos, niños estadunidenses”, señaló el presidente en su última rueda de prensa del año en Estados Unidos.

Durante su campaña presidencial, Trump prometió eliminar las acciones ejecutivas migratorias de Obama, incluida DACA. Otras dos acciones, la ampliación del programa y su versión para mayores de edad, DAPA, se encuentran en litigio en tribunales estadunidenses.

Los beneficiarios de DACA, conocidos aquí como “dreamers” (soñadores), fueron descritos por Obama como “niños maravillosos, de buen carácter”, que fueron traídos siendo niños por sus padres, han ido a la escuela, se han enlistado en el ejército.

“Es mi fuerte punto de vista que la mayoría de los estadunidense no quiere ver que de pronto esos niños tengan que empezar a esconderse de nuevo y eso es algo que alentaré al presidente electo para que los considere”, insistió Obama.

El mandatario respondió así a la pregunta si compartiría con la próxima administración los datos de los jóvenes beneficiarios del programa, iniciado en noviembre de 2012.

Mediante el DACA, los jóvenes reciben permisos de trabajo renovables y se protegen contra posibles deportaciones.

Compartir