Compartir

Redacción ejecentral

El presidente de Estados Unidos Donald Trump dio la bienvenida a los Patriotas de Nueva Inglaterra en la Casa Blanca, para celebrar su victoria en el Super Bowl LI, poco más de dos meses después de obtener el trofeo Vince Lombardi frente a Halcones de Atlanta. Sin embargo, algunos de los jugadores del equipo cumplieron su promesa de no asistir debido a discrepancias políticas con el mandatario estadunidense

ES DE INTERÉS 

Brady no asistió a “fiesta” en Casa Blanca

“Los Patriotas de Nueva Inglaterra son grandes simpatizantes de nuestro ejército y los veteranos de Estados Unidos […] Los Patriotas han ganado más títulos de divisiones, campeonatos y Super Bowls que cualquier otro equipo. Ningún equipo ha sido así de bueno y por tanto tiempo”, señaló el Presidente.

“Crearon una cultura de ganar” dijo al mismo tiempo que compartía un apretón de manos con el dueño del equipo y amigo cercano, Robert Kraft.

Reuters

Reuters

Trump afirmó que los Patriotas son una “organización increíble” y que si victoria en el Super Bowl de este año es fue el resultado de un esfuerzo colectivo.

El neoyorquino felicitó el desempeñó de algunos atletas cómo Danny Amendola, Trey Flowers, Julian Edelman, Malcolm Mitchell y Marcus Cannon, además de señalar algunas jugadas que mostraron grandes cantidades de destreza.

Robert Kraft comparó la victoria de los Patriotas la de Trump en noviembre del año pasado, y le entregó un casco y un jersey con el número 45, en referencia a que el esposo de Melania es el 45 Presidente de Estados Unidos. A diferencia del casco entregado a Barack Obama en 2015, el de Trump no está firmado por los jugadores.

Captura de pantalla 2017-04-19 a las 4.11.00 p.m.

Foto: @Das_is_me

El Presidente se abstuvo de mencionar al mariscal de campo, Tom Brady, que no estuvo presente en la ceremonia, o a Martellus Bennet, quien en febrero pasado e inmediatamente después de la victoria anunció que no asistiría la celebración por motivos políticos. Tampoco asistieron LeGarrette Blount, Devin McCourty y Chris Long. AS/RB

Compartir