Compartir

Jair Avalos, Jonathan Nácar y Nantzin Saldaña

Iglesias, mercados y casas que cayeron a pedazos durante y después de los terremotos del 7 y 19 de septiembre mantienen las mismas heridas de aquellos días, principalmente en Jojutla, Ayoxuxtla y Juchitán, además de la Ciudad de México, donde la cotidianidad se interrumpió para dar paso al deterioro.

En un año, lo único que se ha incrementado es la inseguridad y el miedo colectivo. Las autoridades no existen y el narcotráfico en la región, que estaba contenido, rompió la frágil estabilidad en la cual coexistían.

Los recursos federales no alcanzaron, porque nadie frenó que elevaran los precios de los materiales y tampoco hubo autoridad que protegiera a los habitantes de las empresas constructoras fantasmas y, en otros casos, hubo dinero que nunca llegó.

ejecentral viajó hacia Oaxaca, Puebla y Morelos para observar cómo ha evolucionadola reconstrucción de los pueblossiniestrados tras el paso de lossismos del 7 y 19 de septiembredel año pasado, donde los pobres se volvieran miserables

El Istmo de Tehuantepec ahora está sitiado. En Juchitán, al menos dos veces por semana los grupos de damnificados, productores o, incluso, familiares y amigos de detenidos por la policía, bloquean las entradas y salidas de la región. “Ya bloquearon La Ventosa”, comentan entre pláticas; “ya ni es novedad”, responden las juchitecas que a mediodía escuchan la radio local.

Los 30 mil o 120 mil pesos que el gobierno les ofreció a la mayoría de los damnificados de Ayoxuxtla e Izúcar de Matamoros, en Puebla, no les alcanzó y en otros casos fueron timados con los materiales. Sin nadie que vele por ellos, las bandas criminales salen en las noches a dar rondines. La comunidad se esconde. Nadie sabe quién está con quién, ni qué sucederá mientras amanece.

En Jojutla, Morelos, la fotografía es similar: aunque el pueblo quedó en ruinas, las autoridades estatales le dieron prioridad a otras obras que no implicaban el remozamiento o la reconstrucción de las viviendas, convirtiendo al municipio en una zona de desastre por las obras que pareciera que nunca acabarán.

Aquí la seguridad también se volvió un foco rojo, y cada día el alza en la inseguridad se demuestra con atracos violentos a sus pobladores y robos en sus principales centros comerciales.

En la Ciudad de México, a un año de distancia, persisten las dudas sobre los permisos del inmueble ubicado en Bolívar 168, esquina con la calle Chimalpopoca, donde se levanta una columna imaginaria de irregularidades por esclarecer.

Aquí la cobertura completa:

Juchitán no volvió a ser el mismo

Sismo Jojutla Header

El reclamo de la Mixteca

Promo-header-18-19

Jojutla, el olvido y el caos

EL DATO. 495 edificios considerados patrimonio histórico resultaron afectados por el sismo del 19s. 20 de ellos en Izúcar de Matamoros.

EL DATO. 495 edificios considerados patrimonio histórico resultaron afectados por el sismo del 19s. 20 de ellos en Izúcar de Matamoros.

19S: 228 muertos, 206 investigaciones y un detenido

Promo-header-24

Bolívar 168, abandono y justicia pendiente

19edificioscomo19heridas_port

Compartir