Compartir

Elías Aguilar García

El Instituto Nacional Electoral (INE) recibió una evaluación positiva de parte de los ciudadanos después de la elección presidencial efectuada este año, así lo indica la encuesta telefónica realizada por ejecentral e Indicadores SC de una muestra nacional de 500 electores. Los ciudadanos calificaron con un promedio de 7.3 del desempeño del INE en esta contienda electoral, siendo ocho la calificación más frecuente y que alcanzó un puntaje de 27.8 por ciento.

Además, los resultados sugieren que el INE logró un mejor posicionamiento de su imagen, ya que 54.1% de los entrevistados expresó una opinión positiva del INE, mientras que sólo 24.6% la manifestó negativa y para 21.3% fue indiferente.

Las principales razones señaladas por los electores para sostener una opinión positiva del árbitro electoral fueron las siguientes: para 26.8% fue que evitó que se hiciera un fraude; 22.7% respondió porque cumplió con la voluntad del pueblo; 15.4%, el buen desempeño que tuvo en estas elecciones; y para 15.4%, porque ganó Andrés Manuel López Obrador, entre otras razones.

Reposicionamiento de la imagen de López Obrador

La elección también posicionó de manera positiva la imagen de Andrés Manuel López Obrador, pues 60% de los ciudadanos encuestados expresó una opinión positiva del ganador de la contienda presidencial, en tanto que para 25% fue negativa y para otro 15% fue indiferente. Con fundamento en estos resultados, se puede señalar que quienes votaron por Andrés Manuel refrendaron abiertamente su simpatía por él, mientras que los que no congeniaban con él, le concedieron el beneficio de la duda. Esto último representó el bono democrático que muy posiblemente hizo que lograra  un triunfo tan contundente.

grafs-Encuesta-WEB

Esperan que acabe con la corrupción

Y aunque los números siguen siendo positivos en términos de lo que esperan los mexicanos que haga Andrés Manuel López Obrador como presidente, también mandan señales de que un triunfo tan holgado exige resultados inmediatos, pues los mexicanos han depositado altas expectativas en el morenista que se sentará en la silla presidencial.

A la pregunta de qué diferencia esperan en la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, los ciudadanos encuestados señalaron como principal expectativa acabar con la corrupción (27.8%); en segundo lugar, un cambio (17.5%); en tercer lugar, un cambio radical (16.9%); y en cuarto lugar, que cumpla lo que prometió (10.7%), además de otras posibilidades.

En cuanto a las propuestas que debe de cumplir el nuevo presidente de la república, los entrevistados destacaron: en primer lugar, acabar con la corrupción (33.6%); en segundo lugar, mejorar la economía y salarios (20.6%); en tercer lugar, dar marcha atrás a la reforma educativa (7.5%); en cuarto lugar, terminar con los gasolinazos (7.3%) y quitar las pensiones a los expresidentes (6.6%), entre otras.

Hasta el momento se han expuesto las expectativas espontáneas, es decir, preguntas abiertas sobre lo que pensaban los electores acerca de los cambios y propuestas que esperan que realice López Obrador como presidente.

Fueron registradas respuestas libres, que señalaban aquellas que eran recordadas porque fueron las que más se repitieron en la campaña o porque reflejaban las necesidades de los entrevistados. Para tener una estimación más precisa de la importancia de las distintas propuestas que hizo López Obrador en campaña, se incluyó además una batería de preguntas sobre todas sus ofertas.

Los resultados revelaron que las principales expectativas de los electores son las siguientes: 72.9% externó que no quería más gasolinazos (prácticamente siete de cada 10 encuestados la considera la más importante); 51.6% se ubicó en explorar la posibilidad de una amnistía para combatir la delincuencia; para 25.6%  hacer crecer a México con 4% anual; y para 22.8%, cancelar la pensión a los expresidentes, entre otros resultados.

Basados en estas respuestas acerca de las expectativas y percepciones que tienen los ciudadanos mexicanos con respecto al resultado electoral que le dio el triunfo el 1 de julio a Andrés Manuel López Obrador, se pueden señalar tres puntos relevantes.

›Es evidente que el INE recuperó credibilidad como una institución capaz de organizar y realizar elecciones con resultados creíbles e imparciales; después de que tras los resultados de las elecciones de 2006 y 2012, su imagen se vio seriamente afectada.

Entre las expectativas más importantes que definirán la aprobación o desaprobación de la gestión de Andrés Manuel  López Obrador figura la reducción de la percepción de corrupción en instituciones que pertenezcan a su gobierno y al país en general, además de ofrecer una alternativa de precios a las gasolinas y que
sea más adecuada al ingreso nacional.

La satisfacción de expectativas tan altas no dependerá exclusivamente de lo que haga Andrés Manuel López Obrador ya como presidente de la República, sino de factores externos como por ejemplo; la actual dependencia del país con los mercados externos.

Tendrá que ser muy cauto y llevar su gobierno con inteligencia si no quiere desencantar a los mexicanos que lo llevaron al poder, es decir, más de la mitad de quienes fueron a votar.

grafs-Encuesta-WEB2

Metodología

Técnica de levantamiento: Encuesta telefónica.

Tamaño de muestra: 500 entrevistas.

Margen de error: +/- 4.5 por ciento.

Nivel de confianza: 95 por ciento.

Trabajo de campo: 3 de julio de 2018.

Supervisión: Coincidental y posterior.

Unidad de análisis: Personas con 18 años o más, residentes en alguna localidad de la República mexicana.

Compartir