Compartir

AFP

Mide 324 metros de altura, pesa 7,300 toneladas y recibe a más de siete millones de visitantes cada año. La Torre Eiffel, que fue duramente criticada durante su construcción y luego se convirtió en uno de los símbolos más queridos de París, cumple 130 años.

La Dama de Hierro no siempre fue popular. Durante su construcción estalló una enorme polémica, sus opositores presentaron denuncias y hicieron circular varias peticiones, recuerda el encargado del departamento de cultura de la alcaldía de París, Christophe Girard.

Fue durante la Exposición Universal de 1889, en ocasión del centenario de la Revolución francesa, que se lanzó un gran concurso que el ingeniero Gustave Eiffel ganó, al gran disgusto de muchos artistas de la época, entre ellos el escritor Guy de Maupassant.

Construida en dos años, dos meses y cinco días, el monumento de más de 18,000 piezas de hierro fue en el siglo XIX el símbolo del «desempeño técnico y arquitectónico», estima Bertrand Lemoine, arquitecto e historiador.

Compartir