Compartir

Redacción ejecentral

Luis Fernando Ayala Puente, exfuncionario de la Procuraduría General de la República (PGR), fue socio fundador de la empresa CITELAE del Centro SA de CV, la cual vendió en 32 millones de dólares el malware espía Pegasus a la misma dependencia.

Según una investigación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), Ayala Puente trabajaba en la oficina encargada de custodiar los bienes decomisados a delincuentes, y es socio fundador de la compañía registrada como Balam Seguridad Privada ante el Instituto de la Propiedad Industrial (IMPI).

El 3 de julio de 2012, por intermediación de CITELAE se realizó el trámite de inscripción de su nombre comercial, pero la empresa nació el 15 de mayo del mismo año, esto mientras transcurría la campaña presidencial.

Grupo Tech Bull SA de CV, empresa filial de Balam, obtuvo en octubre de 2014 un contrato por 32 millones de dólares (alrededor de 450 millones de pesos en esa fecha) por concepto de la compra del malware de espionaje Pegasus, con el cual se ha infectado teléfonos inteligentes de defensores de derechos humanos, políticos de oposición y hasta periodistas.

Otro de los accionistas de Balam es Rodrigo Ruiz de Teresa Treviño, sobrino de Guillermo Raúl Ruiz de Teresa, coordinador de Puertos y Marina Mercante, y cercano al círculo político del senador Emilio Gamboa; además de ser primo de Guillermo Ruiz de Teresa Mariscal, quien trabajaba en Presidencia al tiempo que se realizó el contrato.

A los ocho meses de que Ayala Puente ingresó a la Procuraduría, la empresa Tech Bull recibió el contrato de Pegasus. Entró a la PGR por invitación de Aurelio Gancedo, conocidos desde San Luis Potosí donde ambos fueron funcionarios.

Desde 2009, Gancedo era presidente del PRI en San Luis Potosí, creciendo a la sombra de Jesús Murillo Karam, quien se desempeñaba como secretario general del tricolor.

Gancedo Ingresó a PGR por invitación de Murillo Karam, y cuando fue ascendido en febrero de 2014, el primero ingresó a Ayala Puente y a otros dos amigos, Víctor Hugo Salgado Delgadillo y José Israel Guerrero Cerrillo, según la investigación de Mexicanos contra la Corrupción.

CITELAE del Centro SA de CV se creó el 30 de noviembre de 2009 en San Luis Potosí, por dos empleados de una empresa identificada como “fantasma” por el SAT.

Ayala Puente entró a trabajar en Delta Servicios del Sureste en junio de 2009, y fue constituida en el pueblo de Ocozocuautla, Chiapas.

La administradora de la empresa declaró vivir en una dirección falsa. A los cinco meses de la creación de Delta, Ayala Puente ayudó a crear CITELAE del Centro, a la que aportó 16 mil 500 pesos al capital social, el 33% de las acciones.

De socias tuvo a María Patricia Castillo Rodríguez, con el 34% de las acciones: y Rosa Elena Herrera Rodríguez, de 23 años, con el 33%; empresa que brindaba todo tipo de servicios, incluida la vigilancia industrial, comercial y bancaria; asesorías e investigaciones privadas a particulares y todo lo relacionado con la seguridad.

Herrera Rodríguez, aseguró que utilizaron su identidad sin su consentimiento, y se mostró sorprendida y negó haber sido socia de CITELAE o de cualquier empresa.

La empresa fue liquidada en una asamblea extraordinaria en octubre de 2013, mismo mes en que se creó Grupo Tech Bull SA de CV, también con un capital de 50 mil pesos, de igual manera ligada a Balam, y que contaba como accionista y administrado único a un contador público recién egresado.

Dicha empresa obtuvo el contrato por vender el malware espía Pegasus, por 32 millones de dólares de la PGR, a sólo un año de ser creada.

La creación de Tech Bull se realizó con dos presuntos prestanombres como socios: Miguel Cayetano Miguel, de 26 años de edad y recién egresado de contaduría; y Jorge de Jesús Sánchez, de 29 años y con carrera técnica en informática.

Aunque en julio de 2017 Cayetano Miguel confesó que no sabía que Tech Bull habría vendido el malware Pegasus, entrevistado por MCCI.

El 8 de julio, la organización Wikileaks dio a conocer el vínculo de Balam y Tech Bull al filtrar una cadena de correos electrónicos.

Además, MCCI comprobó que uno de los presuntos prestanombres de Tech Bull, Carlos de Jesús Sánchez, trabaja en Balam y es amigo de Alon Dayan, directivo de la empresa de seguridad.

Luis Fernando Ayala Puente negó su propia identidad, ante el encuentro con miembros de la organización: “No soy la persona que dice”, argumentó.

ES DE INTERÉS |

EU se niega a encubrir “indagatoria simulada” de Peña sobre Pegasus

PGR entregará versión pública del contrato de Pegasus a INAI

Compartir