Compartir

Brenda Mireles

Cada hora se sacrifica aproximadamente un millón de animales para el consumo de su carne.

Considerada parte fundamental de la dieta por algunos especialistas, la carne animal es una industria que depende tanto de los recursos naturales como de instalaciones especializadas. El número de animales a nivel mundial presenta contrastes por su propia naturaleza; mientras se calcula que por cada persona existen .125 reses o terneras, en el caso de las gallinas corresponde a más de tres, siendo la industria cárnica que más ha crecido en los últimos años.

La facilidad de la producción avícola es uno de los factores que ha contribuido al aumento en el número de pollos y gallinas, que actualmente supera los 25.9 mil millones de cabezas en todo el mundo. Además de su bajo costo de crianza, la pandemia de Covid en 2020 provocó que más personas incursionaran en la producción de sus propios alimentos, siendo estos animales los favoritos para consumir por el poco espacio que requieren.

›El segundo mercado con mayor número de cabezas es el vacuno, que al 2020 contaba con poco más de 987 millones de ejemplares, y es también uno de los principales contaminantes, ya que para su crianza se talan miles de hectáreas de zonas naturales para cultivar el maíz, soya, sorgo y trigo con que se alimentan. Aunado a eso, se calcula que cada ternera puede emitir de 70 a 120 kilos de gas metano al año, lo que degrada la calidad del aire al favorecer la formación de ozono a nivel del suelo y generar smog.

A estos problemas de contaminación del aire se suma el consumo de agua que requiere cada animal. Una sola vaca lechera necesita de 38 a 110 litros de agua cada día (segun su raza y edad), lo que se traduce en un promedio de 27 mil 10 litros cada año.

Pero el problema de contaminación no se reduce al ganado bovino. Según cálculos de organizaciones contra el maltrato animal como “Igualdad animal”, las granjas industriales (de cría y producción de cerdos, corderos y vacas) generan hasta el 15% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo, y el manejo de sus residuos (excrementos y cuerpos) representa un grave problema para los vertederos, el suelo y los cuerpos de agua circundantes. 

Dato. Estados Unidos es el mayor productor de carne de res, seguido de Brasil y la Unión Europea.

Compartir