Compartir

Jonathan Nácar

El daño económico causado por la emergencia sanitaria que ha dejado tras de sí el virus SARS-CoV-2 ha derivado en la insolvencia empresarial de miles de empresas en el planeta.

Aunque los gobiernos ya adoptan medidas para evitarlo, el alcance en las economías fue evidenciado cuando varios países publicaron sus cifras de desarrollo para el segundo trimestre de este año, momento en el que las industrias se vieron forzadas a cerrar para evitar posibles contagios.

De acuerdo con un estudio elaborado por National Statistics, Solunion, Euler Hermes, Allianz Research, que analizó a un universo de más de 40 naciones, Estados Unidos es la economía que experimentará el mayor crecimiento de la insolvencia empresarial entre 2019 y 2021, con un incremento de 57 por ciento. 

Según el análisis del portal de noticias de la alemana Deutche Welle, en Estados Unidos el capítulo 11 sobre leyes de quiebra es necesario para evitar una situación peor, aunque no ha implementado ningún cambio en esta norma, si bien la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por Coronavirus (CARES, por sus siglas en inglés), creada en marzo de este año, ofrece apoyo a las compañías ante la caída de actividad a causa de la pandemia.

El sitio alemán de noticas, incluye un paquete de estímulo cercano a dos billones de dólares. En tanto, en Corea del Sur, India, Taiwán, Australia, Alemania, Japón y Suiza la variación podría ser incluso inferior a 15 por ciento.

El estudio de National Statistics, Solunion, Euler Hermes, Allianz Research, también señala la estimación por una mayor cantidad de compañías insolventes en las economías latinoamericanas. 

Por ejemplo, en Brasil, el nivel de insolvencia podría crecer 45%, 10 puntos por encima del promedio global, que se ubica en 35 por ciento. 

Si bien México ocupa el lugar 15 dentro del ranking de economías con mayor Producto Interno Bruto (PIB), el análisis no lo tomó en cuenta para mostrar el daño de la insolvencia económica, aunque en el estudio aparecieron países latinoamericanos como Chile y Colombia. 

Compartir