Compartir

Bet Birai Nieto

Para este año el Índice de Paz Global (IPG) trae malas noticias, pues la paz sigue en descenso por novena vez en 12 años.

Según el Institute for Economics and Peace, organismo que publica este indicador, cada año nos enfrentamos a un planeta que sistemáticamente es más hostil y bélico, con niveles globales de paz que han descendido un 2.5% desde 2008. Pero en promedio, los 163 países que fueron incluidos en el IPG sufrieron un deterioro del 0.34 por ciento.

Los niveles de paz han ido tan a la baja que si bien los países que progresaron en comparación con 2019 se imponen por 81 contra 80, que retrocedieron, por lo que la caída de los segundos superó largamente al alza de los primeros, según refiere el estudio.

En este año, Islandia vuelve a ser el país más pacífico y seguro, con la primera posición del ranking de paz global, aunque en el extremo opuesto se sitúa Afganistán, que sería, según el informe, el país más peligroso del mundo. 

› México, en su caso ocupa el puesto 67 y el quinto en América Central y el
Caribe, “registró un progreso sustancial en el libre flujo de información y un entorno empresarial sólido durante la última década, sin embargo, el país experimentó un gran deterioro en los bajos niveles de corrupción y el buen funcionamiento del gobierno”. 

Según el informe, la paz de México se deterioró 4.3% en 2019, lo que marcó por cuarto año consecutivo su declive, impulsado por aumentos sustanciales en la actividad delictiva con una tasa de delincuencia organizada que aumentó en 24.3 por ciento. En consecuencia, citan los autores del informe, 23 de los 32 estados del país se deterioraron en sus niveles de paz, mientras que solo nueve mejoraron.

Esta caída ocurrió en 2019, en el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Para llegar a estas conclusiones, se tomaron en cuenta 23 indicadores cualitativos y cuantitativos, por ejemplo el nivel de criminalidad violenta, las cifras de cuerpos de seguridad o la posibilidad de actos terroristas, que abarca 99.7% de la población mundial.

Si bien el Índice revela que aunque los conflictos de la última década comenzaron a decrecer, se gesta una nueva etapa de incertidumbre y tensión a causa de la pandemia por el nuevo coronavirus en  el mundo. 

Compartir