Compartir

Brenda Mireles

En los últimos años la presencia femenina en puestos de poder y liderazgo en todo el mundo se ha incrementado, pero las mujeres aún tienen un largo camino por recorrer, al mayor número de obstáculos que enfrentan para acceder a estas posiciones se han sumado otros problemas, uno de ellos la pandemia de Covid-19.

A nivel mundial, 25.5% de los puestos en órganos legislativos están en manos de las mujeres, según información del Banco Mundial y la Unión Interparlamentaria. El corte hecho al 1 de enero del 2021 es apenas 0.6 más que lo registrado al corte del año anterior. Este ligero incremento refleja las limitaciones para llegar a estos puestos que enfrenta el sexo femenino.

El dato. México figura entre el top 5 de los países con mayor representación de mujeres en sus cámaras legislativas.

Según la información recabada por el Banco Mundial, Ruanda es el país con más representación de mujeres en su cámara legislativa, con el 61% del total. Esta nación, junto con Cuba y Bolivia, son las únicas en todo el mundo que tienen más de la mitad de mujeres en sus parlamentos; ya que estos dos últimos países registran 53 por ciento.

En el otro lado de la escala, Haití apenas posee el 3% de mujeres en su parlamento nacional, y en Yemen no hay ni una sola.

Para combatir esta disparidad, la clave es abrir los espacios educativos a las mujeres, algo que también ha registrado un lento avance. A nivel mundial existen 0.9 niñas por cada niño en primaria y secundaria, y es Senegal el país con mayor proporción: 1.14 niñas por cada alumno varón. En contraste, Somalia es la nación con mayor desigualdad al registrar una cifra de 0.54 en la misma correspondencia.

Los principales motivos por el que una niña deja de ir a la escuela varían según el país, y abarcan desde los costos de la educación hasta los embarazos y matrimonios forzados. A nivel global, nueve de cada 10 niñas terminan la primaria, pero al llegar a nivel de secundaria, la cifra cae a 3 de cada 4.

Compartir