Compartir

Redacción ejecentral
Foto Atraccion36

Foto Atraccion36

> El costo por la falta de paz en México alcanza un promedio de 25 mil 130 pesos por persona, casi dos veces más que el salario de un profesionista

Francisco Pazos

En el territorio nacional, la población trabaja para subsanar la descomposición que va dejando el crimen y la violencia, incluso en las entidades más pacificadas.

COSTO VIOLENCIA

Da clic para ampliar

Los mexicanos destinan, indirectamente, poco más de dos meses de su año laboral para pagar los costos que genera la falta de paz en sus estados, cuyo promedio nacional fue calculado en 25 mil 130 pesos per cápita, dos veces más que el salario medio mensual de un profesionista.

El impacto económico de la violencia se hace más profundo entre mayor sea la descomposición de un estado, de acuerdo con las mediciones que hizo el Institute for Economics & Peace en el estudio Índice de Paz México 2017.

El análisis detalló que en Colima, la entidad con la peor calificación sobre pacificación a nivel nacional, la violencia deja pérdidas valuadas en 66 mil 500 pesos para cada uno de 711 mil colimenses.

›De acuerdo con los datos arrojados, la violencia y la pobreza también se toman de la mano. Al menos así ocurre en Guerrero, entidad que entre 2011 y 2016 reportó un deterioro de 0.14% en sus niveles de pacificación y fue ubicada en la posición 25 de 32.

A los guerrerenses, la violencia les cuesta cada mes 53 mil 600 pesos.

El análisis muestra una correlación directa entre el impacto negativo de la violencia y las pérdidas económicas por habitante, pues el crimen “quita recursos para el desarrollo económico y social”, lo que se traduce en “círculos viciosos” que limitan que las entidades logren condiciones de paz de largo plazo.

IMPACTO SIN REDES 2

Durante 2016, el costo nacional de la violencia fue valuado en 3.07 billones de pesos, de los que, sólo los delitos con violencia, ya sean violaciones, robos y asaltos, transfirieron un costo equivalente a 1.4 billones de pesos; seguidos por los homicidios con 987 mil millones de pesos y, paradójicamente, el gasto en el sistema judicial con 213 mil millones de pesos.

Los costos conllevan impactos negativos indirectos para el desarrollo social que se reflejan en la transmisión intergeneracional de la violencia, erosión del capital y el tejido social, reducción en la calidad de vida, declive en la credibilidad del Estado y reducciones en la participación de los procesos democráticos.

Compartir