Compartir

Redacción ejecentral
Patrocinio_ejecentral_Jorge-Villalpando_3

Foto: Jorge Villalpando

Por Jonathan Nácar

Patrocinio_ejecentral_villalpando_2

Foto: Jorge Villalpando

Para definir los protocolos de búsqueda y recuperación de los restos humanos esparcidos en la fosa clandestina más grande de México, el ejido de Patrocinio, Coahuila, el pasado miércoles 19 de octubre, comenzó la revisión del terreno la coordinadora de la especialidad en Antropología Forense de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, Albertina Ortega.

›Acompañada por investigadores de la Procuraduría de Justicia de Coahuila, integrantes de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y el Grupo Vida —que integra a familiares de desaparecidos y quienes solicitaron la presencia de especialistas en antropología forense—, se iniciaron las primeras tareas de revisión en el lugar.

Silvia Ortiz, integrante del Grupo Vida, que descubrió el año pasado esa fosa en el municipio de San Pedro de las Colonias, Coahuila, y desde entonces han encabezado la búsqueda de cadáveres y restos de personas; así como ropa y enseres útiles para la investigación, comentó a ejecentral que con estos trabajos forenses se pretende “tener la mejor manera para recuperar los restos y establecer las fechas para hacerlo”.

Patrocinio_ejecentral_Jorge-Villalpando

Foto: Jorge Villalpando

EL DATO.
La identidad de 15 personas ha sido determinada, tras el análisis de restos óseos hallados en Patrocinio.

Patrocinio_ejecentral_Jorge-Villalpando_4

Foto: Jorge Villalpando

Esta semana se tenía previsto que la Procuraduría General de la República (PGR) acudiera a estas diligencias, en apoyo a la procuraduría estatal; pero de última hora cancelaron su asistencia ante la falta de peritos, porque debieron enviar a un equipo especializado a Iguala, Guerrero, donde se reinició la búsqueda de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, desaparecidos en septiembre de 2014. El pasado 29 de septiembre, este semanario dio a conocer cómo Patrocinio, un ejido a 90 minutos de Torreón, se había convertido en un “campo de exterminio” por parte de los grupos criminales, que utilizaban para “desaparecer” a sus víctimas.

Se trata de la fosa clandestina más grande descubierta en México, porque abarca 1.5 kilómetros por 80 metros. A más de un año de su descubrimiento, Silvia Ortiz reconoce que al Grupo Vida le ha costado captar la atención de las autoridades, pero después de que este semanario dio a conocer la información y otros medios de comunicación han retomado el tema, las autoridades han puesto más atención para trabajar, ahora sí, en toda la zona y determinar la totalidad que abarca la fosa, recuperar todos los restos humanos y pruebas posibles.

Compartir