Foto: AFP

Compartir

AFP

Al menos ocho personas murieron y 31 resultaron heridas este sábado en un ataque con cohetes, reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), en el centro de Kabul, capital de Afganistán, cerca de la Zona Verde, donde se encuentran las embajadas y las compañías internacionales.

«Esta mañana, hacia las 08H40, los terroristas dispararon 23 cohetes contra la ciudad de Kabul. Las informaciones preliminares apuntan que ocho personas murieron y otras 31 resultaron heridas», dijo el portavoz del ministerio de Interior, Tariq Arian.

Los yihadistas del Estado Islámico reivindicaron más tarde el atentado con «28 cohetes Katiusha» en un comunicado. 

Los «soldados del califato tomaron por blanco la Zona Verde […] donde está el edificio de la presidencia afgana, las embajadas de los Estados Cruzados y la sede de las fuerzas [de seguridad] afganas», dijo el texto.

El portavoz de la policía de Kabul, Ferdaws Faramarz, confirmó el número de muertos y que se trataba de un ataque con cohetes. Un balance previo de las autoridades daba cuenta de tres muertos.

La embajada de Irán en Kabul anunció en Twitter que su principal sede en la ciudad sufrió daños en las explosiones, pero que ninguno de sus empleados resultó herido.

Por las redes sociales circulaban fotografías de lo que parecían ser los impactos de los proyectiles en las paredes de un centro médico.

Las explosiones tuvieron lugar en zonas muy densamente pobladas de la capital afgana, la mayoría cercanas a la Zona Verde, un vecindario prácticamente fortificado donde se encuentran las sedes diplomáticas, las sedes de las grandes empresas y los domicilios de diplomáticos y expatriados.

El papel de Estados Unidos

Desde hace meses, Afganistán se ha visto sacudido por una ola de violencia. Los talibanes se comprometieron a no atacar zonas urbanas, en virtud de un acuerdo que prevé la retirada de las tropas estadounidenses, pero las autoridades de Kabul acusaron a los insurgentes o a sus seguidores de ataques recientes en la capital.

Esta semana, el ministerio de Defensa de Estados Unidos anunció la retirada de Afganistán de 2 mil soldados. En el acuerdo firmado en febrero en Doha por Washington y los talibanes se prevé que las tropas estadounidenses estén fuera de Afganistán a mediados de 2021.

El presidente Donald Trump prometió en varias ocasiones durante su mandato que terminaría con las «guerras sin fin», incluso la de Afganistán, la intervención militar más larga de la historia de Estados Unidos, que comenzó tras los atentados de Al Qaida el 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Poner fin a la presencia militar estadounidense en Afganistán es uno de los raros puntos en el que el presidente electo, el demócrata Joe Biden, también está de acuerdo con Trump.

Los negociadores de los talibanes y del gobierno afgano iniciaron las conversaciones de paz a mediados de septiembre, pero los progresos llegan a cuentagotas.

Sin embargo, varios responsables indicaron a la AFP el viernes que en los próximos días se comunicará un avance importante.

En los últimos seis meses, los talibanes han perpetrado 53 atentados suicidas y provocado 1.250 explosiones, que causaron 1.210 muertos y 2.500 heridos civiles, según cifras del ministerio de Interior afgano.

Compartir