Compartir

Jose Luis Camacho

Persona alguna sostuvo que los cambios que se emprenderían en México a partir del 1 de diciembre de 2012 fueran sencillos y que estarían exentos de resistencias e inercias, ni que sus resultados fueran espontáneos. La ruta transformadora que emprendió nuestro país ha sido bien llevada y hoy, a diferencia de hace dos años, los pronósticos de crecimiento y de desarrollo para nuestro país son exponencialmente mejores y se encuentran sustentados en variables sólidas y perdurables. Por ello, aunque el Presidente Enrique Peña Nieto y el contingente inmensamente mayoritario de mujeres y hombres convencidos del cambio que encabeza, luche contra corriente y tenga que enfrentar múltiples vicisitudes, su determinación no ha cejado y el proyecto de Nación que él representa sigue en marcha y ofreciendo resultados.

 

El Presidente de la República no ha perdido ni un minuto de su administración y en todo momento ha demostrado su disposición para lograr acuerdos y arribar a las soluciones que los mexicanos necesitan. La intensa actividad que ha desplegado al interior y exterior de la República Mexicana está a la vista de todos y los resultados no se han hecho esperar. El prestigio y presencia de la política exterior de México se ha recobrado y hoy nuestro país se caracteriza por su liderazgo internacional y disposición para colaborar con la paz y seguridad internacionales.

 

Aunque hay quienes pugnan por llevar a cabo una contrarreforma hacendaria, lo cierto es que la planteada el año pasado por el Presidente Enrique Peña Nieto a través del Secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso, y aprobada por el Congreso de la Unión, ha rendido buenos resultados y se ha reflejado en el aumento histórico de la recaudación por parte del Estado Mexicano. Si bien se asevera que esta reforma tuvo que ver con la desaceleración del crecimiento económico, lo cierto es que ello se debió a otras variables que hoy ya no existen. A final de cuentas, se trata de una reforma hacendaria que fortaleció al Estado Mexicano y que ha beneficiado, por ejemplo, a los 7 millones de mexicanos que se encontraban en extrema pobreza y que seguirá ofreciendo los medios para contrarrestar la pobreza y marginación que imperan en nuestro país.

 

La obra de infraestructura no tiene parangón en nuestro país, pues la construcción del anhelado y esperado nuevo aeropuerto de la Ciudad de México es sólo la punta del iceberg de las obras necesarias y urgentes que un país de las magnitudes de México requiere para corresponder con su potencial.

 

En materia educativa, de manera discreta y permanente el Estado mexicano ha recobrado plenamente las facultades y potestades que anteriormente se encontraban incorrectamente dispersas. La reforma educativa es una realidad en las aulas de todo el país y se ha empezado a cerrar la brecha digital que anteriormente postraba a los alumnos de la educación pública al atraso y desesperanza. La labor del Secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, ha sido de primera importancia para poner orden en un sector que resulta fundamental para el presente y futuro del país.

 

La cobertura de salud sigue creciendo a pasados acelerados en todo el territorio nacional, lo cual se ha realizado de forma responsable por parte de la Secretaria de Salud, Mercedes Juan López, quien ha hecho hincapié en la urgencia que enfrenta el Estado mexicano por garantizar servicios de salud inmediatos, eficaces e integrales. Los retos existen, y de ello están conscientes y ocupados los colaboradores del Presidente de la República.

 

El respeto y colaboración entre los distintos órdenes de gobierno ha vuelto al sistema federal mexicano para privilegiar el entendimiento y cooperación a favor de los mexicanos que habitan en todo el territorio nacional. La disposición y voluntad mostradas por el Presidente Enrique Peña Nieto a todos los gobernadores, presidentes municipales y diputados locales de todos los colores y de todas las ideologías se ha hecho patente en todo momento.

 

Mención especial merece el caso de Guerrero, en donde a diferencia del gobernador, el Presidente de la República siempre e invariablemente ha demostrado su anhelo por recobrar la paz y no permitir que en ningún se quebrante el orden ni la seguridad y que en todo momento se respete la integridad de los guerrerenses.

 

La sensibilidad, inmediatez y disposición mostradas por el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, han permitido encontrar ante cualquier problemática una respuesta oportuna y concreta, demostrando con ello que la gobernabilidad del país está garantizada y que existe la vocación democrática para solucionar cualquier conflicto.

 

Se trata sólo de algunos aspectos gubernamentales que me permiten sostener que México se encuentra en la ruta correcta para generar mayores oportunidades de desarrollo para su población y mejores condiciones para la inversión productiva.

 

Aunque el Presidente Enrique Peña Nieto se ha enfrentado a grandes retos, los ha vencido y logrado continuar con la amplia agenda de implementación de cambios que México necesita y que lo harán un mejor país. Al tiempo.

 

Por los Corrillos…

 

Tras casi once horas de sesión, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2015, con lo cual cumple en tiempo y forma con el tiempo perentorio establecido en la ley y proporciona el mayor tiempo posible a la colegisladora para analizar la propuesta de nueva ley.

 

Compartir