Compartir

Ana Saldaña

IMG_0112

Uno de mis platillos favoritos cuando voy al sur de los Estados Unidos, es comerme un buen BBQ. Para muchos, al pensar en esta preparación, inmediatamente la asociamos con la salsa que lleva el mismo nombre. Sin embargo es mucho más. No solo se trata de los condimentos que se añaden como saborizantes de la carne, sino también del método de preparación, en donde la carne no tiene contacto directo con el fuego y se cocina lentamente intensificando su sabor. Esto se diferencia de preparar una carne asada, ya que en este caso se cocina el alimento rápidamente al entrar en contacto directo con el fuego.

La historia del BBQ es muy interesante. Este método de cocción se ha utilizado desde tiempos prehispánicos. Cuando los españoles llegaron al nuevo mundo, vieron que en el Caribe conservaban sus alimentos en el sol. Con la ayuda de humeantes fogatas, evitaban que estos se infestaran de insectos.  Justo el nombre de barbacoa es antillano y significa parrilla para asar al aire libre. En México, utilizábamos un método similar aunque con la variante de que nuestra barbacoa se cocinaba en hornos de tierra calentados con leña y piedras. En su interior, en un recipiente poníamos un armadillo, conejo, venado, guajolote o iguana cubiertos con pencas de maguey y los cocinábamos enterrados a veces hasta toda la noche.

Foto | Ana Saldaña

Foto | Ana Saldaña

Con la llegada de los españoles y junto con ellos, del ganado bovino y porcino, empezaron también a prepararse otras carnes. Con el paso del tiempo, poco a poco las parrillas antillanas fueron reemplazas con casas para ahumar u hornos de tierra que se extendieron por toda América. Justo en el Sur de los Estados Unidos, este método de cocción fue el favorito de esclavos y pobres, ya que transformaba cortes duros en delicados trozos de carne que se deshacían en la boca. También,  desde finales de los 1800, al recorrer grandes distancias con el ganado, los cowboys se alimentaban con cortes de carne más baratos y los preparaban de esta manera para suavizarla.

Es impresionante, pero dependiendo de la región de los Estados Unidos en que te encuentres, encontrarás desde el famoso “brisket” (pecho de la res) en Texas o el “pulled pork” (espaldilla o una combinación de cortes de cerdo) en las Carolinas. Si uno se dirige hacia la región de Kansas encontrará las costillas y en Kentucky el delicioso “mutton” (borrego). Eso si, sin importar el ingrediente estrella, siempre consistentemente el método de cocción involucrará el uso de temperaturas bajas durante un largo periodo de tiempo con la introducción de humo, para mejorar el sabor y suavizar cortes normalmente duros.

Foto | Ana Saldaña

Foto | Ana Saldaña

Así, en un terreno rodeado por el cascarón de una casa de ladrillos en la colonia Narvarte, encontramos un remolque plateado estacionado en su centro y rodeado de mesas de picnic ofreciéndonos lo mejor de esta gran tradición. La idea fue resultado de la asociación del mexicano Roberto Luna quien soñaba con poner un food truck diferente  y Dan DeFossey un norteamericano que extrañaba el BBQ texano. Juntos se aventuraron a probar las distintas recetas de BBQ en los Estados Unidos y se trajeron de MaAllen Texas, el remolque.

Foto | Ana Saldaña

Foto | Ana Saldaña

Al llegar, lo más probable es que uno tenga que formarse en la cola. No te preocupes, mientras esperas, Roberto nos asegura que cuanto tengas tu comida, te garantiza que tendrás un lugar para sentarte. El menú consiste de 4 preparaciones de carne: brisket, costillas de cerdo, pulled pork y salchichas ahumadas acompañadas de una salsa BBQ especial de la casa. Todo cocinado la noche anterior en una parrilla especial conocida como el torpedo. Además para acompañar la carne uno puede optar por pedir una ensalada de papa, mac & cheese, ensalada de col y frijoles BBQ. En cuestión de bebidas, cuentan con una amplia oferta de cervezas artesanales.

Ya una vez frente a las puertas del remolque,  uno pide ya sea un sándwich, plato con dos guarniciones o uno para compartir. Sugiero, que si lo que te gusta es que tu BBQ esté humeante, mejor optes por el sándwich, ya que entre que pagas (sobre todo si utilizas la opción de pagar con tarjeta de crédito) y vas por tu cerveza que se encuentra en una barra contigua, desafortunadamente se enfría el platillo. Sin embargo, la comida está muy buena. En lo personal, me encantaron las costillas de cerdo que prácticamente se caían del hueso y el brisket que estaba cocinado a perfección y sazonado espectacularmente, así como frijoles que estaban muy buenos.

Foto | Ana Saldaña

Foto | Ana Saldaña

El ambiente del lugar es relajado e informal. Entre los comensales encuentras familias, parejas y grupos de amigos de todas las edades. Aquí, el hilo conductor que une a todos los visitantes, es que sabemos apreciar el arte de preparar una buena barbacoa texana. Sin duda, muchos podrán decir que han probado BBQs mejores en los Estados Unidos, pero en México, con tan poco trabajo, definitivamente no. Vale mucho la pena darse una vuelta si al igual que yo, sueñas con comerte un buen BBQ entre amigos, sin tener que siquiera, levantar un dedo.

Espero que tengas un buen día y recuerda, ¡hay que buscar el sabor de la vida!

***

Pinche Gringo

Cumbres de Maltrata #360

Col. Narvarte
A una cuadra hacia el poniente, después
de la Glorieta de Vértiz, entre Petén y Palenque.
Miércoles a viernes de 1pm a 7pm
Sábados y domingos de 12pm a 7pm

Cuenta con estacionamiento propio

Compartir