Compartir

Olinka Valdez y Elizabeth Velázquez


El temor a que la Covid-19 avanzara en el país llevó a distintos gobiernos locales a tomar medidas para restringir el movimiento. La apuesta, sin embargo, fue aprovechada por algunos grupos del crimen organizado, de acuerdo con un informe elaborado por la Secretaría de Gobernación (Segob). 

Los grupos criminales se beneficiaron de la instauración de retenes por parte de autoridades locales en municipios de Guerrero, Nayarit, Sinaloa y Veracruz, sin vigilancia, temporalidad y actuación clara, para instalar puntos que permitieron controlar el ingreso en ciertos territorios. 

“(La instalación de filtros) además de ocasionar abusos de autoridad, puede tener efectos graves en materia de seguridad, ya que dichos dispositivos facilitan la participación del crimen organizado en las acciones de castigo y filtros sanitarios”, de acuerdo con el documento elaborado por la Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración de la Segob.

demás de advertir que los retenes, el cierre de fronteras y el bloqueo de carreteras, que buscan detener los contagios de Covid-19, han sido aprovechados por los grupos criminales para realizar sus actividades ilícitas. La Secretaría de Gobernación señaló que se trata de prácticas que atentan contra las libertades.

De acuerdo con un informe elaborado por la Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración de la Segob, obstruir vialidades y fronteras —tanto estatales como municipales—, representan restricciones al derecho al libre tránsito, y las autoridades municipales y estatales carecen de competencia para dictarlos, excepto si hay una autorización expresa del Consejo de Salubridad General. 

Según el decreto publicado el 30 de marzo, las medidas extraordinarias impuestas por las autoridades para frenar el avance de la pandemia deberán aplicarse “con estricto respeto a los derechos humanos de todas las personas”.

Pero además de atentar contra las libertades y las garantías fundamentales, los retenes y bloques no son útiles para evitar la propagación del coronavirus.

De acuerdo con datos abiertos de la Secretaría de Salud, en Iguala, Petatlán, Culiacán, Los Mochis y Tuxpan, la imposición de medidas restrictivas no frenó la ola de contagios; al contrario, el número de nuevos casos se disparó. 

En Iguala, Guerrero, antes del toque de queda instalado del 19 al 25 de abril, se tenían registrados 13 casos confirmados, mientras que en una semana, la cifra pasó a 27. Dos semanas después del montaje. 

En el municipio gobernado por Morena, el número de casos casi se duplicó para cerrar en 53, lo que significó un incremento de 96.29 por ciento. 

En Petatlán, también en Guerrero, un municipio con 45 mil 389 habitantes, del 3 al 9 de mayo se registraron restricciones a la movilidad, principalmente relacionadas con amenazas a médicos. En el municipio gobernado por Esteban Cárdenas Santana no se tenía un solo caso reportado antes de la medida, pero seis días después se registraron 5 casos. Actualmente el municipio ha presentado dos defunciones. 

En Culiacán, Sinaloa, la Segob identificó que el Cártel de Sinaloa impuso toques de queda del 12 al 18 de abril para evitar el desplazamiento de la población. Dos semanas antes de la medida había registrados 176 casos y dos semanas después se habían presentado 447 casos positivos, lo que representa un incremento de 153.97 por ciento. 

El municipio gobernado por Morena, que tiene 962 mil 871 habitantes, registra 201 casos positivos y ha confirmado 594 defunciones. 

En Ahome, también en Sinaloa, municipio gobernado por el Partido del Trabajo (PT), del 19 al 25 de abril, se impusieron toques de queda por parte de grupos criminales que no fueron identificados plenamente. Durante las medidas, las autoridades tenían registrados 58 casos y una semana después se tenían registrados 648 casos positivos. 

En Tuxpan, municipio de Veracruz gobernado por Juan Antonio Aguilar Mancha, quien llegó al cargo postulado por los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática, se tenían registrados 18 casos durante las medidas de aislamiento impuestas por el Grupo Sombra, del 26 de abril al 2 de mayo. Tiempo después, el ayuntamiento presentó 55 casos. 

Actualmente, el ayuntamiento tiene 326 casos acumulados, 29 casos activos y 30 defunciones.  

Compartir