Compartir

Brenda Mireles

Pensados como una parodia de los galardones Nobel, los premios Ig Nobel de este año trajeron a la luz la obesidad de los políticos corruptos, el olor de una sala de cine para determinar la película que se proyecta y la utilidad de las barbas masculinas para amortiguar los golpes en el rostro, entre otros estudios.

Con su investigación sobre el peso corporal de los políticos de países postsoviéticos y su nivel de corrupción, el francés Pavlo Blavatskyy fue quien se llevó el Ig Nobel de Economía al demostrar que entre más corruptelas permitían, más kilos tenían, según la percepción de sus gobernados.

10 ciencias se disputaron el premio Ig nobel 2021

El premio de química fue para Jörg Wicker, de Nueva Zelanda, quien analizó el aire en las salas de cine, para probar si los olores producidos por la audiencia pueden indicar los niveles de violencia, sexo y malas palabras en la película que estén viendo, y el anhelado Ig Nobel de la Paz se le dio a Ethan Beseris y se equipo estadounidense por demostrar que una barba tupida puede amortiguar hasta el 37% de un puñetazo al rostro, y es de gran utilidad para preservar áreas vitales como la garganta y la mandíbula. 

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir