Compartir

Redacción ejecentral

El hallazgo de una fosa en la localidad de Dabeiba en el departamento de Antioquia, al noroeste de Colombia ha revivido el caso de ejecuciones extrajudiciales conocida como “falsos positivos”.

Justicia Especial para la Paz (JEP), tribunal encargado de juzgar los crímenes del conflicto armado en Colombia, dio a conocer que la fosa fue hallada desde el pasado lunes y desde entonces se trabaja en la exhumación de al menos 50 cuerpos.

A través de un comunicado, el tribunal nacido de un acuerdo entre el Gobierno y la guerrilla, indicó que “se presume que en el cementerio de Dabeiba se encontrarían los restos de más de 50 personas presentadas ilegítimamente como bajas en combate”. Además, dijo, que se estima que los cuerpos pertenecen a personas con edades que van desde los 15 y hasta los 56 años.

Detalló que los primeros indicios refieren que las víctimas provenían de Medellín y alguna de ellas estaban “en condición de discapacidad”. Añadió que las investigaciones comenzaron luego de que un ex miembro del ejército apuntó que tenía “conocimiento de muertes ilegalmente presentadas como bajas en combate por parte de agentes del Estado”.

Con esto, se reabre el caso conocido como “falsos positivos”, el cual es un eufemismo para referirse a la práctica militar de ejecutar civiles para luego presentarlos como guerrilleros.

Hasta ahora, la JEP investiga casi 5 mil falsos positivos y han sido acreditadas 400 víctimas. Aunque hay pocos condenados por este caso, se encuentran implicados casi mil 500 miliares.

JEP señaló que hasta ahora “siete cadáveres completos de presuntas víctimas de estos hechos” han sido exhumados, pero puntualizó que “se han recuperado numerosas estructuras y fragmentos óseos de otras posibles víctimas”.

Compartir