Compartir

ejecentral

Con un cafecito se hace justicia en México. O cuando menos, eso es lo que el padre y activista Alejandro Solalinde va a hacer este jueves con el procurador general, Jesús Murillo Karam. Peculiar procuración de la ley en tres pasos: 1) Solalinde asegura a la prensa que en Iguala se quemaron vivos a los normalistas de Ayotzinapa, en lo que fue un crimen de Estado; 2) Murillo Karam dice que lo citarán a declarar en la PGR para que aporte la información; 3) Solalinde va el domingo a la PGR con una declaración escrita, que nadie le recibe. Oséase, no hubo declaración ministerial, sino un escrito donde, además, no aporta nada de información, por lo que recibe la invitación de tomarse un café con el procurador para hablar sobre el tema. Y luego se preguntan porqué en el mundo se pitorrean de la justicia en México.

Compartir