FOTO: JUAN JOSÉ ESTRADA SERAFÍN / CUARTOSCURO.COM

Compartir

Redacción ejecentral

El jefe de la Oficina de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Fabián Medina indicó que las regulaciones impuestas por Estados Unidos para el control de armas son muy laxas, lo que ha propiciado que se introduzcan entre 213 y 230 mil a nuestro país, de acuerdo con estimaciones de organizaciones de la sociedad civil.

De acuerdo con el funcionario, México se comprometió a limitar la producción de armas, así como su venta para uso privado, sin embargo, el tráfico ilícito en la frontera con Estados Unidos se ha vuelto un problema que solo podrá resolverse si ambos países colaboran.

Además, añade, otro desafío es que la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en ingles), no cuenta con un registro nacional de armas, lo que dificulta el conocimiento en el control de exportación, lo que es utilizado por organizaciones criminales trasnacionales, quienes las adquieren y trafican.

Y es que en 2004 se venció la Prohibición Federal de Armas de Asalto (AWB), lo que sentó las bases para tener un aumento de armas semiautomáticas en las calles, pues en las reglas para la supervisión de exportaciones se ha dejado fuera al Congreso de Estados Unidos, lo que da pie a que las regulaciones legales sean menos rigurosas.

Junto a ello, se ha dado apertura a civiles para acceder a armas semiatumáticas y equipos militares, respaldándose en la Segunda Enmienda de los Estados Unidos, la cual permite la portación de armas para defensa propia, sin embargo, esto ha generado un amplio debate.

Fabián Medina señaló que políticos estadounidenses, tanto republicanos como demócratas, se han pronunciado a favor de tener un control de armas estricto, impidiendo que personas con problemas mentales y bajo vigilancia del gobierno tengan acceso a ellas.

No obstante, dijo, tanto el Congreso de México como el de Estados Unidos deberán tener claras las formas en las que se reformulará la prohibición de armas y el contrabando ilícito. CJG

Compartir