Irene Muñoz

El 31 de diciembre de 2019, China informó la aparición de un nuevo tipo de coronavirus, el SARS-CoV-2 que desarrolla la enfermedad Covid-19. El 30 de enero, el Comité de Emergencias del Reglamento Sanitario Internacional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró emergencia internacional por el brote. Hoy se encuentra ya en 118 países. México ha tenido más de dos meses para prepararse, sigue en el letargo.

Casi 116 mil personas con el virus se encuentran en tan sólo 10 países que encabezan la lista global: China, Italia, Irán, Corea del Sur, España, Francia, Alemania, Estados Unidos, Suiza y Japón. Ante esta situación, varios países para proteger a sus habitantes y tratar de controlar el posible contagio, cancelaron los vuelos procedentes de esos países, establecieron cuarentenas obligatorias y redujeron la salida de sus habitantes hacia ellos.

Responsables sus gobiernos, pospusieron o cancelaron eventos gubernamentales, deportivos, culturales, musicales, académicos, de congresos y convenciones, así como eventos masivos de mayor y menor relevancia, e implementaron políticas para proteger a su población. Todas las decisiones conllevan un riesgo y pérdidas económicas, pero son conscientes de que deben actuar para evitar que la crisis sanitaria se convierta en un desastre para sus países en todos los sentidos.

México es un país que pareciera no pertenece al globo terráqueo. Es el país que tenía ya probados protocolos médicos y sociales de control para enfermedades respiratorias, por la crisis sanitaria vivida en 2009 por la influenza AH1N1. 

Esa crisis generó pérdidas por más de 40 mil millones de pesos, pero parece que desapareció de nuestra historia, que nunca ocurrió. En nuestro país no hicieron nada para prevenir al Covid-19 y el 29 de febrero tuvimos los primeros casos. Hoy, seguimos sin hacer nada.

Los vuelos directos procedentes de Italia, Corea del Sur, España, Francia, Alemania, Estados Unidos y Japón, así como de otros países con casos de Covid-19, siguen aterrizando en nuestros aeropuertos sin restricción alguna. Los pasajeros bajan, circulan por la terminal y no hay nadie que revise su estado. Su primer contacto es con migración y son atendidos por personal que no cuenta con protección a pesar de estar a corta distancia de ellos. Sólo hay un tapete nuevo de pasto sintético con un módulo de Sanidad Internacional y de la Secretaría de Salud del Gobierno de la Ciudad de México que no tiene personal, ni folletería. Nadie los ve.

Esos pasajeros se trasladan en transporte público por la ciudad y a otros estados del país para seguir circulando sin control. Pero no hay que preocuparnos, dicen las autoridades sanitarias que hay personas que no se consideran pacientes porque “sólo son portadores del virus y no presentan síntomas”. Dicho de otra manera, sólo esparcen el virus a otros. Menos mal.

En este país se siguen permitiendo los eventos masivos. Pero, peor aún, eventos organizados por el propio gobierno en espacios cerrados con visitantes internacionales, un caldo de cultivo ideal para la transmisión del virus, como lo es el Tianguis Turístico, que se realizará la semana próxima en Mérida, Yucatán; en el que participarán mil 300 compradores de 45 países. Muchos de esos visitantes son de Asia, Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. Maravilloso.

En tres semanas inicia el primer periodo vacacional; las autoridades turísticas no cuentan con una campaña de prevención para las personas que ofrecen servicios ni tampoco para los viajeros, y esto es su responsabilidad. Si bien es cierto que no hay que generar crisis en la población, también es importante y responsabilidad del gobierno preparar a la sociedad para ello, y no aventarlas al vacío sin protección, pidiendo al cielo que “no les llegue el virus”.

En muy preocupante la falta de acción del gobierno, pero mucho más grave es la minimización de lo que ocurre con su avance en el mundo, pues recordemos que el virus ya está en México y a pesar de ello, y de que la OMS la ha declarado una pandemia, seguimos aquí sin hacer absolutamente nada. 

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir