Irene Muñoz

El Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, el más grande y con mayor conectividad de México. En 2018 reportó más de 47 millones de pasajeros al año, fue la puerta de entrada de la Covid-19 al país, al día de hoy, pareciera creen que la enfermedad no existe.

Si bien es cierto que las autoridades federales, a diferencia de la mayoría de los países del mundo, no cerraron fronteras ni obligaron a una PCR para ingresar, ese hecho no los exime de su responsabilidad para prevenir y detectar posibles casos de coronavirus, así como dar cumplimiento a lo mínimo básico establecido desde el 17 de marzo de 2020 en la deficiente Circular Obligatoria generada por la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) CO SA 09.1/13R1-4, que lleva ya cuatro actualizaciones, la última se hizo en noviembre del 2020.

En la Circular se establece la obligatoriedad de los aeropuertos para implementar un plan para pasajeros, autoridades, servicios de tránsito aéreo, visitantes, empleados y proveedores de servicios aeroportuarios, complementarios y comerciales que permanezcan en las instalaciones, y con ello respuesta a la emergencia sanitaria.

En ella instruyen realizar acciones en promoción a la salud como lavarse las manos y colocarse gel con base de alcohol. Así como en su punto 3.3.1.3, establece que para llegadas y salidas nacionales o internacionales, es obligatoria la aplicación del Cuestionario para la Identificación de Factores de Riesgo en Viajeros, la toma de temperatura y la inspección visual que debe ser realizada por personal de servicios de salud como lo establece el punto 4.6 para permitir continuar al pasajero con su abordaje o salida de la terminal aérea.

Un punto más que es obligatorio para AICM, es el cumplimiento a los Lineamientos Técnicos de Seguridad Sanitaria de la Secretaría de Salud, y que son complementadas por los lineamientos internos. En ellos, a diferencia de la circular de AFAC, se establece que deben ser revisadas las personas antes de ingresar a los inmuebles, con toma de temperatura, colocarse gel con base en alcohol, contar y cumplir con la señalética de flujo de personas, así como sana distancia entre muchas otras.

Esto en el AICM no existe. Creyendo que cuentan con un aura de impunidad al ser un aeropuerto del gobierno, no cumplen con la ley ni cuidan a sus usuarios ni empleados. 

Para empezar, no existe revisión alguna para ingresar a la terminal. No cuentan con señalética de tráfico ni sana distancia en las instalaciones; en los mostradores de las aerolíneas para documentar, no se exige la realización del Cuestionario para la Identificación de Factores de Riesgo en Viajeros, que como dijimos, es obligatorio.

Al ingresar a la zona de embarque, el personal de seguridad sólo toma la temperatura en la mano o cuello, no en la frente como es debido; y cuando preguntas sobre el Cuestionario de la AFAC te responden: “no ya no se pide porque quita mucho tiempo”.  

Dentro de las terminales del AICM nadie revisa la sana distancia ni el debido uso del cubrebocas. Así junto con personas conscientes e inconscientes, esperas y abordas el vuelo.

En el caso del ingreso a la CDMX el tema es peor. No hay personal médico recibiendo el vuelo para toma de temperatura al descender del avión, sin importar que sea un vuelo de Gran Bretaña en los días que descubrieron la nueva cepa, nadie pide el cuestionario. 

Al pasar la revisión de documentos si estás en la terminal 2, tienes suerte con encontrarte con un arco higienizante que te genera la sensación de seguridad, hasta que te das cuenta que no sirve. Tomas tus maletas y te vas.

En el AICM no existe autoridad aeroportuaria que cumpla con lo establecido en sus leyes del sector ni en las federales. Por sus puertas entró el virus y por sus puertas se internó a nuestro país. Hoy, a un año de distancia, para este aeropuerto, la Covid-19 sigue siendo simplemente inexistente. 

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir