Irene Muñoz

Hace unos días, Warren Buffet, considerado uno de los más grandes y certeros inversionistas del mundo, además de ser el mayor accionista, presidente y director ejecutivo de Berkshire Hathaway, decidió deshacerse de todas sus acciones de aeronáutica, ya que ese sector “no es buena inversión”.

Tras una pérdida récord por 50 mil millones de dólares, decidió dar un paso al lado para no afectar otros de sus sectores de inversión. Vendió el 11% que tenía en Delta Airlines; 10% en American Airlines; 10% en Southwest Airlines; y el 9% de United Airlines. La industria se vino al suelo gracias al Covid-19, y al igual que con las personas, no existe aún vacuna que permita se recuperen.

En México, la historia no es distinta. Aeroméxico, su aerolínea más grande cuya copropiedad es de Delta Airlines, inició el año con un valor de 16.35 pesos por acción. Conforme avanzaban los casos de Covid-19 por el mundo, su valor iba cayendo. El 31 de marzo, día que sesionó el Consejo de Salubridad General y determinó declarar la emergencia sanitaria, las acciones se vinieron abajo, y se ubicaron en 9.1 pesos. Al día de ayer, su valor se encontraba en 7.84 pesos, lo que representa una depreciación de su valor de 8.51 pesos por acción entre el 1 de enero y el 13 de mayo.

La historia, a diferencia de la mayoría de las aerolíneas del mundo que ya están dentro del proceso de contención y recuperación de la crisis por la pandemia, es que en este país no se le ayudó al sector desde el gobierno creyendo de forma ingenua que no apoyar a las empresas y Pymes, así como asfixiarlas, era lo correcto. 

Hoy, sus propias cifras publicadas por el IMSS han demostrado que las empresas no sólo perdieron su valor, sino muchas personas perdieron su empleo y en consecuencia se ha incrementado el índice de pobreza; sin entender que el gobierno no genera riqueza, sino administra (si es que podemos decir que eso está haciendo) la recaudación para el bienestar del país.

Aunado a esto, y ante la falta de acción eficiente para controlar la pandemia, países como Japón han publicado recomendaciones a sus habitantes para no viajar a lugares inseguros por la pandemia. México está en su lista por lo que la recuperación turística no aparece en el horizonte. 

Es tarde para expresar, como coloquialmente se dice: “te lo dije”, pero estamos a tiempo para tratar de lograr que no se continúe con la caída y se permita a los sectores sobrevivir. Pero esto no recae solamente en el poder Ejecutivo, las fichas están también en el Legislativo.

Si no ha existido el conocimiento y la sensibilidad de los tomadores de decisión en el país para acertar con las acciones, el poder Legislativo puede lograr una estrella en la frente generando con una temporalidad suficiente, nuevas formas para apoyar fiscalmente por medio de deducibilidades al este sector que ha sido tan golpeado en esta administración.

No se trata ya de generar un gasto para rescates, se trata de permitir que los propios sectores se ayuden entre ellos. Así, las grandes, medianas y pequeñas empresas, podrán con sus actividades generar un gasto que sea aprovechado por el sector.

Aunque pareciera que pagar los impuestos sin deducibilidad logra que el gobierno reciba recursos para poder trabajar, esto no es del todo cierto. Si los empleos y empresas desaparecen, la generación de ingreso también. Por consecuencia, el propio gobierno deja de recibir contribuciones. Simple.

El lograr que la economía se mueva es parte del éxito en una recuperación que si bien no será expedita, si logrará generar un respiro. Seguir con el letargo sin que ninguna autoridad se haga responsable, ni el Congreso actúe para lograrlo, lo único que se generará es continuar con la caída libre a un precipicio que, al día de hoy, no tiene fondo.  

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2022

Compartir