Irene Muñoz

Nos encontramos inmersos en una temporada electoral que inunda las calles de propaganda, medios tradicionales y redes sociales, tanto de los diferentes partidos políticos, como de sus postulantes a la elección o reelección de cargos públicos.

En medio de estos mensajes encontramos candidaturas con una comunicación disruptiva, que si bien trata de generar adeptos criticando al gobierno en turno, respecto de los errores que han cometido tanto en economía, salud y seguridad, temas de interés principal en la ciudadanía no cuentan con los mismos recursos económicos ni de gobierno como los tiene el partido en el poder.

Usando esos beneficios, me refiero a estar en el poder, Morena ha logrado insertar mensajes que no han sido del todo reales dentro de sus spots publicitarios, así como ha violado de forma recurrente la ley sin importarle hacerlo ya que pareciera, estar en el poder es sinónimo de impunidad.

Un caso que en su momento comentamos, fue la falsa donación de sus tiempos oficiales para destinarlos a las campañas gubernamentales de salud para informar sobre la pandemia de la Covid-19. En ellos aparecían e incluso lo decían, como responsables y preocupados por el tema lo que los llevó a realizar ante tal donación. Este hecho fue evidentemente falso y confirmado por el Instituto Nacional Electoral (INE), ya que nunca cedieron espacio alguno, pero eso no importaba. La sociedad se quedó con la idea de que lo hicieron. 

Otro mensaje que ha sido recurrente en el partido del poder ha sido la vacunación. Utilizar los programas y acciones de gobierno como si fueran parte de la implementación del mismo partido, preguntar en mítines políticos de sus candidaturas, como lo hizo el presidente del partido Mario Delgado en un mitin de Marina del Pilar Ávila, candidata a la gubernatura de Baja California, “¿quiénes han sido vacunados aquí? ¡Todos los adultos mayores casi! ¡Imagínense! Hay países enteros que no tienen una sola vacuna”. Lucrando sin menoscabo sobre el tema.

Aunado a ello, efectivamente Morena hizo el pasado 31 de marzo una donación para “la salud del pueblo de México” de 50 millones de pesos, regresando ese monto de sus prerrogativas al INE, y con ello generaron una publicidad diciendo que hicieron esa donación para compra de vacunas. Aún se desconoce si la “salud de México” fue comprar vacunas ni cuántas fueron de ellas, pero el mensaje fue correcto.

Por supuesto, lo que no dijeron, fue que esa donación de 50 millones corresponde a tan sólo 2.27% de su presupuesto recibido para este año que fue de dos mil 195 millones de pesos, ya que se establece que mientras más gente vote por un partido, más recursos se le destinan a este. Así que muy preocupados y generosos no andaban. Los otros partidos no han hecho estas donaciones, pero su presupuesto tampoco se parece al de Morena.

Para que pueda hacer una valoración del recurso que reciben los partidos, el PAN que fue el segundo partido con preferencia en 2018 recibió mil 213 millones de pesos, el PRI recibió mil 143 millones de pesos, el PT 498 millones de pesos, el PVEM 524.4 millones de pesos, Movimiento Ciudadano 523 millones de pesos y los partidos nuevos Redes Sociales Progresistas, Fuerza Social por México y Encuentro Solidario recibieron 158.8 millones de pesos como prerrogativas.

Y el último y más importante mensaje en favor de Morena, partido en el gobierno, ha sido la participación sin límite ni escrúpulos del titular del ejecutivo que utiliza la mañanera para “denunciar” hechos electorales y a las instituciones para ejecutar sus denuncias tratando de sumar con ello más votos a su partido.

Las campañas están a pocos días de concluir, los mensajes partidistas de la oposición han tenido destellos de luz aunque no han brillado como se esperaba, pero tienen a un aliado con el que no contaban que está haciendo las cosas mejor que ellos, la ciudadanía.

Las personas han generado sus propios mensajes utilizando los errores en la elección de candidatos de los partidos, así como las acciones, y falta de ellas del gobierno, para tratar de orientar argumentos para elegir mejor el voto. Sus mensajes efectivos en varios estados y alcaldías, han llegado a los votantes y han evidenciado la falta de creatividad de las agencias y del propio gobierno, para actualizarse, entender a las audiencias y saber llegar con eficiencia a los electores, pues siguen sin entender que el mensaje siempre es el más importante para ganar elecciones. 

SÍGUENOS EN @EjeOpinion

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir