Irene Muñoz

Nuestra historia turística inició con la prohibición del consumo de alcohol en Estados Unidos a inicios de los años 20, que hizo que las personas de ese país, viajaran al otro lado de la frontera y vinieran a México para tener acceso a él. Gracias a ello y las necesidades de pernoctar y consumir, los locatarios se dieron cuenta del potencial, e iniciaron con el desarrollo formal del turismo.

En 1926 apareció por primera vez el término “turista”, en la Ley de Migración, y en 1928 el gobierno de México creó la Comisión Mixta Pro Turismo, que pertenecía a la Secretaría de Gobernación, para realizar estudios y proyectos que desarrollaran y fomentaran el incremento de visitantes. Ahí el gobierno detectó su relevancia y por ello colaboró en el desarrollo y maduración de este sector instaurando en 1975, el presidente Luis Echeverría, la Secretaría de Turismo.

Así y durante sus 45 años y 15 titulares, la Secretaría de Turismo era la única dependencia del Estado que generaba ingresos, empleo e inversión. Nunca en su historia había pasado lo que ocurre hoy con el secretario 16, que puso una bomba en la dependencia, como si quisiera que estallara para desaparecerla, y lo está consiguiendo. 

El boquete no está sólo en haber entregado la página VisitMexico, ni en que la convirtiera en un portal que era .com a uno .mx, quitándole toda la oportunidad de posicionamiento internacional, en una redirección permanente que es limitada y elimina su tráfico, así como las bases y el contenido. 

Pero el problema no sólo es lo que ven los posibles turistas, si es que llegan a ese nuevo sitio, sino que eliminó también todos los instrumentos del Sistema Integral de Información de Mercados Turísticos (SIIMT).

La relevancia de estos estudios que mandaban hacer los estados y el gobierno federal, para que logre apreciar la dimensión, era que permitía desarrollar las estrategias para lograr su debida conducción en la promoción de nuestros destinos turísticos. Logrando con ello una óptima competencia en los mercados nacional e internacional.

También en esos estudios, se llevaban a cabo las evaluaciones de las campañas publicitarias, mejor ni recordemos las pifias que han realizado en el actual gobierno con sus intentos de campañas ocurrentes, la evaluación de la participación en las ferias internacionales, entre muchos otros; y que vale la pena decir, al día de hoy, el enlace a ese portal aparece ahora con la leyenda “Servicio no disponible”.

Cuando el secretario Miguel Torruco entró en funciones, tuvo una reunión con los representantes del sector turístico de los estados, consejos de promoción turística y fideicomisos para hablar de la desaparición del Consejo de Promoción Turística. En esa reunión los asistentes cuestionaron al secretario respecto al SIIMT, y le expusieron la relevancia de esos estudios.

El secretario en ese momento, se comprometió en sostener los estudios y continuar con su implementación. Desafortunadamente se le olvidó y dejó perder millones de datos estratégicos y útiles; así como actualizaciones de los mismos, para permitir continuar con la competitividad y desarrollo permanente que necesita México.

Es posible que el secretario Miguel Torruco nunca se haya dado cuenta de lo que significaba ser secretario de estado. Es posible que su gente no le diga ni lo oriente como debe. Es posible también que ante los hechos se sienta indefenso. Pero también es posible que esta sea una oportunidad para que se comporte y actúe como lo que debe ser, un Secretario de Turismo. 

Compartir