Irene Muñoz

@iremunoz

Este nombre le puede parecer extraño, pues podría pensar que hablaremos de los retos que genera el turismo como tal, pero no es así. En esta ocasión nos referimos a los retos directos que hacen los titulares de esa política pública a la propia industria.

Dentro del marco de actividades de la Feria Internacional de Turismo (Fitur) que se celebró la semana pasada en Madrid, se presentó el singular reto “Sí se puede”, dentro de un encuentro con medios y representantes de algunos destinos y desarrollos turísticos mexicanos (no invitaron a todos); y con medios de comunicación europeos.

Pero no se confunda pensando que esa frase es para incentivar el crecimiento. Nos referimos al “sí se puede” hacer cosas sin inversión pública —en tono de reto y burla—, exponiendo como ejemplo a la Fórmula 1. Con frases como “andaban llorando porque no se pagaría la Fórmula 1 y ahí está, los empresarios lo pagaron y sí se pudo, y ahí tienen a su Fórmula 1”.

Este hecho que puede parecer coloquial, no lo es. Formó parte del discurso de la máxima autoridad turística del gobierno federal, al igual que el Tren Maya —el mayor monumento al despilfarro y la ocurrencia sin ton ni son, recargándose en el turismo—, cuyo discurso, que no tenía vistas hacia dónde iba, cerraba en el claro mensaje de que cada quién se rasque con sus propias uñas.

Ante tantas frases abiertas e incluso clase de historia —nos informó que México no es un país colonial porque nunca nos colonizaron, sino virreinal porque venimos del virreinato—, el secretario de Turismo, Miguel Torruco, hacía que los presentes mexicanos nos hundiéramos cada vez más en los asientos por la vergüenza del discurso, la falta de titularidad y la tristeza de ver que nada cambiará.

Por supuesto, nadie se atrevió a hablar y cuestionar de forma debida al secretario, pero no por falta de ganas, sino por no hacer quedar a México mal con la prensa internacional.

El servicio público es, sin duda, un gran escaparate para las personas expertas en sus sectores; es su oportunidad para hacer crecer su industria, profesionalizarla y hacer el honor al pago que reciben de los impuestos de la ciudadanía para servir al país.

Pero estar en el servicio público también tiene responsabilidades que están establecidas en la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la Ley General de Responsabilidades Administrativas y la misma Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

En su Artículo 42, la Ley Orgánica establece la responsabilidad del secretario de Turismo para formular y conducir la política de desarrollo de la actividad turística nacional; promover las zonas de desarrollo turístico nacional; y específicamente en su inciso X tiene como obligación regular, orientar y estimular las medidas de protección al turismo y vigilar su cumplimiento en coordinación con las dependencias y entidades de la administración pública federal y con las autoridades estatales municipales.

Ese apartado lo es todo. Las obligaciones del titular son específicas, debe proteger al sector y estimularlo e incluso vigilar su cumplimiento para ello. Esto quiere decir que, en lugar de estar evangelizando —como lo hace—, sobre las maravillas de las decisiones del titular del gobierno federal de eliminar los recursos para la promoción turística de nuestros destinos en México, debe protegerla, luchar por ella y representar a toda la industria con dignidad.

La Ley General de Responsabilidades Administrativas es clara para las personas que violan y no cumplen con su función y remite a la Constitución, que en su artículo 109 fracción III establece: “Se aplicarán sanciones administrativas a los servidores públicos por los actos u omisiones que afecten la legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficiencia que deban observar en el desempeño de sus empleos, cargos o comisiones”.

Alguien no está haciendo bien la tarea o no ha leído la ley. Es su responsabilidad proteger a la industria y dar cuenta de ello. De lo contrario ¿de qué sirve tener un salario y un título, si no se lleva con honor y buen servicio esa responsabilidad? Es momento para que el secretario de Turismo federal retome la dignidad y responsabilidad del cargo, proteja a la industria y la saque del hoyo. Sí se puede.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir