Compartir

Tomás de la Rosa

El debilitamiento de la economía se confirmó hoy con los datos de empleo. Algunos datos macroeconómicos ya daban las primeras señales. La tercera ola de contagios de coronavirus en México, que se disparó más allá del promedio mundial, tuvo sus consecuencias. En agosto, dejaron de laborar más de 740 mil 700 personas respecto de julio. Es el séptimo mayor despido masivo de trabajadores en los últimos seis años o el vigésimo sexto más lesivo en los últimos 15 años.

En el octavo mes del año, en México trabajaron en el sector formal e informal de la economía 55.66 millones de personas, con paga y sin ella. Sin embargo, ese número fue inferior a 740 mil 700 respecto de los 56.40 millones de trabajadores de julio.

Para tener una idea de las personas que perdieron su empleo, basta señalar que equivale a toda la población de Colima o bien a todos los habitantes de tres alcaldías de la Ciudad de México: Tláhuac, Cuajimalpa y Milpa Alta, según el Censo de Población y Vivienda 2020.

La pérdida de puestos de trabajo se atribuyó a las medidas sanitarias por la tercera ola de contagios de coronavirus. Datos de la plataforma Our World in Data, de la Universidad de Oxford, revelan que en agosto, el número de nuevos casos se disparó 188% respecto de julio, al superar los 504 mil 150 nuevos casos. Ese incremento superó al 152% que se registró en el mundo.

Dato. De cada 100 trabajadores mexicanos, al menos 57 laboran en el sector informal.

El cese de personal fue sin considerar formalidad o informalidad. El sector formal perdió 308 mil 300 trabajadores, al quedar en 24.29 millones de personas. La informalidad adelgazó su nómina en 432 mil 400 plazas para quedar en 31.37 millones. Actualmente, ya son casi 57 de cada 100 ocupados en la informalidad.

Lo anterior tiene un impacto en las finanzas públicas y en el bolsillo de los trabajadores, ya que más de 34 millones de trabajadores carecen de un sistema de seguridad a la salud ligado a su trabajo. 

Todo esto contradice el pronóstico del consumo privado en el país, del secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, quien considera que el incremento de 7.9% en el primer semestre es producto del “avance positivo del empleo, los salarios, las remesas y los apoyos sociales para el bienestar”.

Ese incremento es resultado de la base de comparación porque previo al segundo trimestre, el consumo se mantuvo en terreno rojo (contracción) durante cinco trimestres consecutivos. Incluso, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el consumo privado se encuentra por debajo del nivel de 2013.

El campo o sector primario fue el más impactado con una pérdida de 508 mil 393; seguida de los más de 489 mil 500 puestos que eliminó el sector industrial. El sector servicios fue el único que logró generar nuevos empleos, con más de 257 mil. 

empleos
 en agosto

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir