Compartir

Redacción ejecentral

Enfrentamientos entre grupos criminales antagonistas han frenado las actividades proselitistas en Parácuaro, Michoacán, como en muchas partes del territorio mexicano. La localidad está bajo pelea por la plaza, y ésta no respeta ni horarios, ni partidos.

A falta de un protocolo de seguridad dictado por autoridades electorales, los candidatos que aspiran a cargos de elección saben que cuando hay violencia las actividades se suspenden.

El candidato Genaro Guízar a la alcaldía de Apatzingán y Fanny Arreola, candidata a diputada por el distrito 22, son aspirantes de Tierra Caliente, visitan lugares de alto riesgo y ninguno cuenta con seguridad.

“No hay un protocolo que estemos siguiendo, sin embargo, determinamos que en los lugares donde haya un incidente en particular, ese día se cancelas nuestras actividades; en realidad estamos a expensas de cualquier situación, pero tratamos de ser muy precavidos”, indica la candidata de Por México al Frente.

“Yo creo que sí traigo a la policía conmigo corro más riesgo. Esa no es una campaña, mejor no hago campaña, prefiero jugármela…  me puede pasar algo hasta en la parte más segura, hasta en Estados Unidos, donde viví 40 años”, señala quien aspira por segunda vez a gobernar Apatzingán.

Ramón Hernández, presidente del Instituto Electoral de Michoacán, dijo que “cada uno de los partidos, y nosotros como autoridad y como michoacanos, conocemos las características y los escenarios que presentan cada una de las zonas del estado; hay lugares donde se han tomado medidas de prevención para el efecto de las horas de trabajo, ello no significa que se toman porque haya un problema real y latente en el tema de seguridad, significa que son medidas preventivas”, indicó.

Compartir