Fotos: finecsekin.com y spaintolima.blogspot.com

Compartir

Irene Muñoz

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 80% de la población del mundo usa remedios tradicionales elaborados con estas plantas para lograr un mejor cuidado de su salud.

Además, la medicina alópata, a pesar de la evolución y descubrimientos que ha desarrollado, sigue integrando plantas y flores en varias fórmulas para aprovechar los beneficios que generan y que en algunos casos no han sido revelados en otros productos. Por ello, te hacemos un breve recuento de estas grandes aliadas. 

Jengibre

Es efectivo para reducir el mareo. Durante la digestión favorece la eliminación de bacterias y parásitos intestinales perjudiciales.

Estimula la sudoración, ayudando a eliminar resfriados. También ayuda con sus propiedades a eliminar el hígado graso.

Sábila o Aloe Vera

Las hojas de esta planta que crece en zonas cálidas y soleadas es benéfica al poner su savia sobre la piel; también es muy efectiva al aplicarla en quemaduras leves al ser antimicótico. Si la comes o tomas en té es maravillosa para evitar el estreñimiento y problemas del aparato digestivo.

Equinácea

Disminuye la fiebre, mucosidad y tos. Es efectiva para el tratamiento de infecciones vaginales y genitales, oído, migrañas e indigestión, malaria y difteria. Sus raíces son utilizadas en picaduras de insectos y quemaduras.

Menta

El sistema respiratorio se beneficia con su aceite para tratar alergias, resfriados o asma y reduce espasmos del colon. Además, si colocas unas gotas de aceite de menta y lo masajeas directo en las sienes y frente, reduce el dolor de cabeza, aunque en este caso es mucho más recomendable la menta en hojas frescas.

Romero

El ácidocarnósico que contiene la planta es un potente antioxidante y protege la piel contra los rayos UVA, mejora el rendimiento mental y disminuye el riesgo del deterioro cognitivo asociado con la edad. Lo más sencillo es preparar una infusión con hojas secas.

Caléndula

Sus florescomestibles pueden tratar quemaduras y acné al machacar los pétalos y ponerlos directamente en la zona afectada. Notarás de inmediato su disminución. Es un antiséptico si te cortaste la piel o presentas hematomas. Si tomas un té con sus flores verás como se reducen las venas varicosas.

Ajo

Un diente de ajo fresco al día aporta al organismo antibacteriales, antivirales y estimula el sistema inmunológico.

Mejora la circulación, combate coágulos, ayuda en la regulación de los niveles de azúcar en la sangre de personas que padecen diabetes tipo 2.

Compartir