Compartir

Redacción ejecentral

El Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana, el cual es dirigido por el senador Napoleón Gómez Urrutia, logró un amparo otorgado por un tribunal federal en contra de la empresa Arneses y Accesorios, del Grupo Industrial PKC, en Ciudad Acuña, Coahuila.

Este recurso permite que se deje sin efecto el conteo de votos que dio la titularidad del Contrato Colectivo de Trabajo (CCT) a dicha empresa, la cual está vinculada a un grupo de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), quienes supuestamente violaron la libertad sindical.

Y es que los trabajadores celebraron votaciones para elegir a la organización sindical que los representaría. Los resultados fueron favorables al grupo cetemista, sin embrago, se destacó que la empresa con la que se le vincula depuso transporte para que los agremiados pudieran acudir a votar.

Entre los motivos considerados por el colegiado para otorgar el amparo, se encuentra el hecho de que las condiciones en que se desarrollaron pudieron hacer que os votantes desistieran de atender al llamado sindical.

Las votaciones, se reveló, se realizó en el Campo Militar de Ciudad Acuña, lugar que no tenía las condiciones para permitir el desahogo de votos y el recuento. El recuento de votos, se dice, se realizó a la intemperie y fue suspendido por lluvia.

Además, a estas votaciones se presentó solo el 39.16 por ciento de los trabajadores, es decir, acudieron 2 mil 231 votantes de los 5 mil 697 que están registrados en el padrón.

El colegiado sentenció que el recuento se realizó en el campo Militar, lo cual es contrario al orden jurídico.

“Como es sabido, por disposición constitucional, los cuarteles militares solo pueden servir a los fines de estacionamiento de tropas y no podrán, quienes queden a su cargo, ejercer ni permitir actos distintos a los de la estricta disciplina militar”.

El Sindicato señaló que, en los recuentos anteriores, la CTM y PKC se opusieron a realizar un proceso limpio y transparente, pues se ha hecho uso de “golpeadores” para amedrentar el procedimiento.   CJG

Compartir