Compartir

Juan Carlos Rodríguez

Los gobernadores provenientes de Morena son los que mostraron los mayores faltantes en la Cuenta Pública 2019.

De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación, ese año el gobierno federal les asignó 590 mil 149.5 millones de pesos a los siete gobiernos morenistas (CDMX, BC, Chiapas, Veracruz, Morelos, Tabasco y Puebla), de los cuales fueron auditivos 517 mil 221.9 millones.

De ese monto, los siete mandatarios no pudieron explicar a dónde fueron a parar 21 mil 317.2 millones, ya sea por desvíos o falta de documentación comprobatoria, lo que equivale a 4.1 por ciento.     

A los nueve mandatarios panistas les asignaron, en conjunto, 343 mil 955.1 millones de pesos por concepto de gasto federalizado, de los cuales 305 mil 492.1 fueron auditados. Al final, quedaron pendientes de comprobar 7 mil 926.6 millones de pesos, lo que representa 2.5 por ciento.

A los 12 priistas se les transfirieron 679 mil 587.8 millones de pesos, de los cuales 602 mil 198.5 fueron auditados. De ese total, 9 mil 453 presentaron anomalías, lo que equivale a 1.5 por ciento. 

Compartir