Compartir

AFP

Al menos dos personas murieron, 104 resultaron heridas y decenas de construcciones quedaron destruidas por un fuerte sismo de 6.5 grados Richter que sacudió hoy la central provincia filipina de Leyte.

La oficina de Defensa Civil en la región número ocho, zona golpeada por el sismo, confirmó la muerte de dos personas en Ormoc, entre ellas una joven madre, cuya vivienda quedó destruida, según un reporte de la cadena de noticias ABS-CBN.

El alcalde de Ormoc, Richard Gomez, explicó en declaraciones posteriores a la prensa que la víctima, una mujer de 18 años de edad quedó enterrada, junto con su bebé de cinco meses, bajo los restos de su casa por un deslizamiento de tierra, ocurrido después del terremoto.

«El niño de cinco meses fue rescatado vivo de los brazos de su fallecida madre”, indicó el funcionario a varios periodistas al dar su primera balance sobre los daños del fuerte sismo, que se sintó también en las ciudades de Tacloban y Palo, en Leyte y otras de la vecina provincia de Cebú.

Otra de las víctimas falleció en un derrumbe de un centro comercial que dejó a otras cinco personas atrapadas, informaron autoridades.

Los rescatistas lograron sacar a seis personas de la estructura de treas pisos, situada en Kananga, cerca del epicentro del sismo, en la isla de Leyte, dijo a la AFP el vicealcalde de la localidad, Elmer Codilla.

«Hay aún más gente dentro, quizás más de cinco. La operación de rescate está en marcha», añadió, explicando que dos de la spersonas atrapadas lograron enviar mensajes de texto solicitando ayuda.

Los agentes lograron sacar el cuerpo de un fallecido y rescatar a seis personas sin heridas, detalló Codilla.

El temblor se desató poco después de las 16H00 (08H00 GMT) a una profundidad de 6 km, a 12 km al noreste de la ciudad de Ormoc, en la isla de Leyte. El instituto geológico de Estados Unidos (USGS) abía informado inicialmente de una magnitud 6,9.

No hubo alerta inmediata de tsunami, según el Centro de Alertas

Marlon Tano, un agricultor de Leyte, declaró a la AFP que el sismo le hizo caer cuando estaba en su granja de Borauen, ciudad cercana al epicentro. «El temblor fue tan fuerte que me hizo caer», dijo.

Filipinas se encuentra en el «cinturón de fuego» del Pacífico, región de gran actividad sísmica y volcánica, que va desde Australia hasta Alaska y luego desciende por la costa occidental americana hasta el sur de Chile.

En octubre de 2013 un mortífero sismo de magnitud 7,1 dejó 220 muertos en las islas del centro del archipiélago filipino.

En febrero, un sismo de magnitud 6,5 dejó ocho muertos y más de 250 heridos en la ciudad costera de Surigao, en la isla de Mindanao (sur).

La isla de Leyte también fue devastada en noviembre de 2013 por el supertifón Haiyan, que dejó 7 mil 350 muertos o desaparecidos en Filipinas. (Foto: Lito Bagunas/AFP). DA

Compartir