Compartir

Simón Vargas

 Se hace necesario que desde el Gobierno Federal se emprenda una lucha en contra de la corrupción e impunidad.

Como resultado de la intensa protesta social que se ha estado manifestando en las últimas semanas, derivada de la desaparición de 43 normalistas en Iguala, Guerrero, la economía mexicana está perdiendo dinamismo anticipó el Banco de México (Banxico) en un comunicado a principios de mes, del mismo modo el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso reconoció que la percepción de México internacionalmente ha cambiado.

La revista inglesa The Economist aseguró en un artículo, que la estrategia del Gobierno Federal de ignorar la violencia en México para enfatizar el potencial económico del país había fracasado trágicamente, y en la misma edición una columna editorial señaló que el presidente Enrique Peña Nieto está pagando el precio de restar importancia a los problemas de seguridad.

http://econ.st/1ye4diH

Por su parte 34 especialistas en economía del sector privado aseguran en sus expectativas presentadas Banxico como parte de su encuesta para el mes de octubre de 2014, que el problema de la inseguridad pública es el principal factor que obstaculiza el crecimiento económico en México, seguido de la debilidad del mercado interno y la política fiscal que se está instrumentando. http://bit.ly/1xcQDOo

Asimismo los analistas disminuyeron sus pronósticos para el crecimiento real del Producto Interno Bruto (PIB) de México para 2014 a 2.3 por ciento y para 2015 a 3.7 por ciento, dejando el 3.9 por ciento inicialmente estimado por la Secretaria de Hacienda y Crédito Publico (SHYCP) para este año y ajustándose a la última previsión de 3.7 por ciento (4.7% originalmente) para 2015.

El próximo 21 de noviembre el INEGI divulgará el resultado de su informe de actividades económicas y su impacto en el PIB durante del tercer trimestre de 2014, dependiendo de estos resultados es muy probable que la SHYCP de a conocer un nuevo ajuste a su estimación de crecimiento para 2014, la cual ya fue recortada en una ocasión de 3.9 a 2.7 por ciento.

Otro de los datos que vale la pena destacar de la encuesta, es que aunque sigue siendo preponderante la proporción de analistas que considera que la economía está mejor que hace un año, este porcentaje disminuyó con respecto al mes anterior al tiempo que aumentó el número de especialistas económicos que considera lo contrario, y que asegura que nos encontramos ante una coyuntura negativa para realizar inversiones.

Cuando comenzó la actual administración federal, México seguía recuperándose de la crisis financiera mundial de 2008 originada en Estados Unidos de América (EUA), recordemos que solamente dos años atrás el PIB fue de -4.7 por ciento, aunado a ello las consecuencias de la guerra en contra de las drogas tenían envuelto al país en una espiral de violencia, crimen e inseguridad.

Al estar ligadas y profundamente relacionadas entre sí la economía y la sociedad de un país, cuando se presenta una crisis económica es lógico que se originen problemas sociales en dicha nación, ya que se imposibilita la satisfacción de las necesidades básicas de los ciudadanos al surgir el desempleo, la caída del ingreso y por consecuencia del consumo y el ahorro, por efecto aumenta el crimen y la violencia, afectando así el nivel de vida en general.

A inicios de 2014 el panorama parecía mejorar, las cifras presentadas por el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) reflejaban una mejoría con respecto a la inseguridad, ya que los números señalaban que delitos como el secuestro, la extorsión y los homicidios dolosos estaban disminuyendo en comparación con los años anteriores, y no solo eso también la percepción de inseguridad de la ciudadanía se reducía, según los datos presentados por el INEGI en sus encuestas trimestrales sobre la percepción de la seguridad pública.

Con base en este y otros indicadores el mensaje del Gobierno Federal era optimista, a mediados de año durante su visita a España el presidente Peña Nieto, aseveraba que la violencia en México se había reducido en un 15 por ciento e incluso señalaba que nuestro país estaba estigmatizado por el tema de la inseguridad, mientras que explicaba que «en los lugares donde se incrementó la violencia, hay una disminución sensible». http://bit.ly/11fcklb

Esto sin duda nos lleva a cuestionarnos que sucedió entonces, porque se permitió que la violencia y la corrupción resultaran protagonistas sumiendo a México en la actual crisis social y política, la cual afecta drásticamente la imagen del país en el exterior y que posiblemente inhibirá la inversión extranjera que se espera arribe como resultado de las reformas estructurales impulsadas por el Ejecutivo.

Se hace necesario que a la par de estas reformas, desde el Gobierno Federal se emprenda una lucha en contra de la corrupción e impunidad sistémica como acciones prioritarias para poder combatir y derribar al crimen organizado, la inseguridad pública y la violencia. Ciertamente así es con el objetivo de que el comercio internacional sea una realidad en México que lo impulse al crecimiento, tal como anuncio el mandatario mexicano en la 22ª Cumbre de Líderes de las Economías del Foro de Cooperación Económica Asia – Pacífico (APEC por sus siglas en inglés) que actualmente se está desarrollando en China.

*Analista en temas de  Seguridad, Educación y Justicia

simon.9@prodigy.net.mx

@simonvargasa

facebook.com/simonvargasa

 

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n

Compartir