Irene Muñoz

imunoz@ejecetral.com.mx

La herencia que nos dejaron Fátima, Ingrid Escamilla, Abril Pérez y todas las mujeres que hemos perdido por la violencia de género es invaluable: la urgente necesidad de reconocimiento, sensibilidad  y atención del problema. Pero también dejó expuesta la falta de acciones de gobiernos y sociedad, para dejar de violentarnos. Están en deuda con nosotras, y ya no lo vamos a permitir.

Para entender el tamaño del problema, les comparto los resultados de una encuesta elaborada en domicilios a 6 mil 400 mujeres y hombres de 18+ años, en todas las alcaldías de CDMX, de la empresa Enkoll. Ante la pregunta: ¿A partir de qué edad cree que la mujer está expuesta a sufrir acoso sexual?, el 33% de las personas consideró que de 0 a 5 años; el 29% de 6 a 11 años; el 34% de 12 a 17 años; y el 4% de 18 años en adelante. Como puede usted observar, desde que nacen, nuestras bebitas y niñas son las más expuestas. Ellas están en casa, dependen de su familia y es justo alguien del círculo familiar que puede, en el que debería ser su espacio de protección, agredirlas. 

Si partimos de ello, estas niñas pueden seguir siendo agredidas durante todo su crecimiento, su daño es profundo y, por consecuencia, al no tener quién las proteja, continuar con el círculo de agresión que puede perdurar toda su vida.

Por décadas, se ha trabajado en la urgencia para generar medidas de prevención, protección y erradicación de la violencia de género. Había pocos avances, pero se avanzaba. Sin embargo, hoy las cifras se han incrementado de forma alarmante. Mientras tanto, el Presidente de nuestro país trata de banalizar el tema, distraer y hacer de todo, menos atenderlo. Es su responsabilidad como gobernante, pero nos aplica la famosa frase que usara el expresidente Carlos Salinas de Gortari: “ni nos ve, ni nos oye”. 

Así que, para ser escuchadas, nació la convocatoria del Colectivo “Las Brujas del Mar” y de forma viral nos hemos sumado la mayoría de las mujeres para que el 9 de marzo se realice un Paro Nacional para estar #UnDíaSinNosotras. 

Se han ido sumando los sectores productivos al movimiento, y en el caso de la industria turística, conformada en poco más de 60% por mujeres, no es la excepción. Incluso, podemos asegurar, van un paso adelante, pues no se quedaron sólo con el pronunciamiento, sino que implementaron acciones sencillas para, con inmediatez, sensibilizar y atender el tema.

La Asociación de Hoteles de la Ciudad de México firmó, en el marco del Women’s Forum Americas 2019, un acuerdo para implementar un protocolo para erradicar la trata de personas y violencia contra las mujeres. En él se busca rescatar a víctimas y atenderlas. Están por implementar la campaña de sensibilización y atención “No Están Solas”. Sólo falta el protocolo de operación y acompañamiento de las autoridades locales para que vea la luz.

En sus hoteles afiiados imparten cursos de capacitación sobre explotación sexual, trata de personas y violencia de género. Esto es de gran relevancia, ya que es, en esos espacios, donde se pueden llevar a cabo estas terribles prácticas.

La CANIRAC envío a sus agremiados un comunicado en el que sensibiliza sobre el incremento de violencia e inseguridad para las niñas y mujeres de nuestro país, enaltece la relevancia de la mujeres en su industria al afirmar no sólo que son más del 60%, sino que de ellas, más del 50%, son el único sostén de su familia y por ello se debe contribuir en su protección.

Además, generó acciones que deben implementarse de forma permanente como: respetar en la industria en todo momento la decisión de las mujeres en su forma de vestir, enfatizando que “no existe ni debe existir interpretación ni discriminación alguna por ello” (para esas personas ignorantes que aseguran que la forma de vestir, provoca las agresiones).

También establece: “nuestros restaurantes deben ser, sin excepción, sitios seguros para las mujeres del gremio e incluso para aquellas que se encuentren en riesgo y nos soliciten protección. En caso de detectar eventos sospechosos dentro del establecimiento o en sus inmediaciones, se debe reportar de inmediato a las autoridades”.

Y advierte al final de su comunicado: “Debemos defender la integridad e igualdad de las niñas y mujeres, así como trabajar en conjunto para su desarrollo y empoderamiento”. La sensibilidad por parte de la CANIRAC para atender, dentro de su operación diaria el tema, es un claro ejemplo de lo que todas las personas debemos hacer.

La industria turística ya se puso a la altura. Exigimos a las autoridades que también lo hagan. No aceptaremos más ineptitud que pueda traducirse en un Estado fallido. 

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir