Raúl García Araujo

Bastante tienen los ciudadanos con la emergencia nacional por la pandemia del coronavirus, como para sumar los saqueos organizados en redes sociales, por grupos de criminales en el Valle de México.

La población, en verdad vive una crisis, tanto emocional como familiar, ante el escenario poco alentador del Gobierno federal, por el contagio del Covid-19, como para lidiar con la noticia de que los centros de abasto popular, ahí donde se compra la comida y los artículos de primera necesidad, son objeto de la presencia de delincuentes que saquean las tiendas con total impunidad.

Tal situación, prendió las luces rojas a los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial, quienes hicieron un llamado a las autoridades de los tres órdenes de gobierno para detener los atracos.

El presidente de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales, Vicente Yáñez, dijo que tienen garantizado el abasto de alimentos e insumos para los próximos cien días, pero advirtió que no hay sistema que aguante los asaltos contantes a estas tiendas.

Aunque las autoridades de la Ciudad de México y del Estado de México han dado a conocer diversos operativos para detener este tipo de atracos, lo cierto de esto, es que no es suficiente y hasta la fecha no han lanzado una señal contundente, que dé tranquilidad a la población.

Qué le quiero decir, que en este problema no es suficiente el trabajo que ha hecho el secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch, pues los capitalinos creen que los robos a las tiendas de autoservicio van a continuar, % con mayor violencia.

Según datos de esta dependencia, hasta la fecha han detenido a 96 personas por este tipo de delito, mismos que han ocurrido en por lo menos 12 alcaldías.

Mientras que, en la entidad gobernada por Alfredo del Mazo, el escenario es aún peor. La secretaria de Seguridad Pública, Maribel Cervantes, no ha ideado una estrategia eficaz para detener este tipo de acciones criminales.

En Corto solicitó a Carlos Lortia, vocero de esta dependencia mexiquense, información sobre el trabajo que se está haciendo para resolver este problema, sin que proporcionara algún dato hasta el cierre de esta columna.

Sin embargo, yo le cuento que vecinos y taxistas de tiendas de abasto en el Estado de México, se están organizando para impedir los saqueos.En el municipio de Tecámac, la semana pasada, los choferes colocaron sus vehículos y se pararon frente a la entrada de una tienda de auto servicio en la colonia San Pablo Tecalco, para impedir que grupos de delincuentes entraran a la tienda a robar.

Los taxistas se organizaron para hacerle frente a unas 30 personas que estaban en el estacionamiento del lugar, ya con bates y piedras para ingresar al centro de abasto para asaltarlo.

Los choferes estaban listos para actuar, porque dijeron que los saqueos están afectando su fuente de trabajo, en plena crisis por el coronavirus.¿Y en dónde está la autoridad? Como siempre, lejos de la gente y sus problemas de inseguridad.

Sin duda, ante estos tiempos tan difíciles, tanto la jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum como el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, deben sumar esfuerzos y estrategias de seguridad para detener los saqueos en los centros de abasto en el Valle de México.

Deben tocar la puerta del presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, para lanzar una cacería para detener a este tipo de incitadores y ladrones, que, de verdad, no ayudan ante la emergencia nacional por la pandemia del Covid-19 en nuestro país.

Incluso, en esta estrategia deberían de involucrar la presencia de elementos de la Guardia Nacional y de la Marina, para poner orden en las tiendas, que ahora los mexicanos ven como uno de los elementos más importantes para encontrar ahí, la comida y productos de primera necesidad, que les permita lidiar, con menor presión, la cuarentena que ahora se alargará hasta el próximo 30 de abril.

De verdad, hagan algo. Habrá que esperar que se cumplan las palabras del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, quien anunció que el Ejército Mexicano, la Marina y la Guardia Nacional se harán cargo de la seguridad de los ciudadanos ante la emergencia nacional.

En Cortito: Nos cuentan que el gobierno de Tlalnepantla adquirió trajes especiales para la protección del personal médico encargado de la toma de muestras a pacientes que presentan síntomas del Covid-19.

Los trajes desechables están compuestos por un overol, zapatones, visores, mascarilla, guantes de protección avanzada, bata y escafandra y se utiliza uno nuevo en cada una de las muestras, esto como precaución por si algún paciente da positivo a esta enfermedad y así evitar algún contagio.

Las autoridades municipales compraron cien trajes para atender a los ciudadanos de esta localidad. Parece que las cosas están caminando bien en este municipio gobernado por el alcalde morenista Raciel Pérez Cruz.

Compartir