Raúl García Araujo

Indolencia es la palabra que explica a la perfección lo que está ocurriendo con el programa «Prepa en Línea Sep» y sus maestros a los que no les han pagado desde que inició este año. ¡Sí, siete meses sin recibir un peso!

Prepa en Línea es un programa de la Secretaría de Educación Pública que nació en 2014 y atiende a personas vulnerables, con discapacidad o que no pueden ir de manera presencial a una escuela.

Tan solo en 2019, 14 mil 556 personas concluyeron sus estudios de bachillerato a distancia gracias a Prepa en Línea; 35 por ciento de ellos ahora cursa estudios universitarios.

Los resultados están a la vista, por lo que es increíble que una opción tan importante para que miles de personas salgan adelante a través de la educación, sea menospreciada por el gobierno federal.

Hace unos días, en una reunión de trabajo de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, el subsecretario de Educación Media Superior, Juan Pablo Arroyo, informó que el programa está en peligro por el decreto de austeridad del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Resulta que Prepa en Línea recibe recursos de la partida 3000 que sufrió una reducción de 75 por ciento de su presupuesto, de modo que no hay dinero para cubrir el pago de los 2 mil 400 facilitadores o maestros y 400 tutores que trabajan en el programa.

En el recorte a rajatabla no se consideró que este programa estaría exento, porque el mismo decreto indica que no habrá despidos ni se afectarían programas prioritarios como lo es Prepa En Línea.

Pero mientras en la Secretaría de Educación Pública, encabezada por Esteban Moctezuma y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) aclaran esta situación, los trabajadores del programa siguen sin recibir sus pagos, los cuales, por cierto, reciben a través de una empresa que los subcontrata y no les da prestaciones.

Aunque hay maestros que tienen otro empleo con el cual pueden subsistir, hay muchos que pusieron su fe en que éste sería un trabajo formal y apostaron todo a esta oportunidad.

Hay muchos trabajadores de “Prepa en Línea Sep” que hoy están endeudados o enfermos, otros que tuvieron que regresar a vivir con sus papás porque se quedaron sin ingresos en plena pandemia del Covid-19, que ha pegado con fuerza a los bolsillos y la economía de todos los mexicanos.

Trabajadores que a pesar de no recibir su pago de manera oportuna siguen dando sus clases en línea y revisando los trabajos de sus alumnos a los que les responden en todo momento, sin importar que sea fin de semana o día festivo.

En Corto tiene documentados los casos de dos facilitadores que fallecieron esperando su pago. Esto contradice en mucho las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador al señalar que es ilegal e inmoral retener el pago de un trabajador. Incluso ha citado a La Biblia cuando habla de estos casos: «Es un pecado, está en la Biblia, en el Antiguo Testamento, y hasta se los puedo citar: el no pagarle a un trabajador, el retenerle su salario, es ilegal y es un pecado social».

Este columnista conoce otro caso. Es el de una tutora que murió hace unos días durante un parto y a la que la SEP no ayudó.

Lamentablemente no hay fecha para que los maestros reciban su pago y cuando lo hagan, habrá un nuevo sablazo porque los impuestos que les cobrarán serán como si se tratara de un solo depósito y no de los siete que hasta ahora les adeudan.

En Cortito: Nos dicen que al gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo y a su «flamante» equipo de seguridad y procuración de Justicia, Maribel Cervantes y Alejandro Gómez, la delincuencia les va ganando la batalla. Los mexiquenses, no sólo deben padecer a diario con secuestros, extorsiones, robos con violencia en transporte público, sino que ahora deben de vivir con las noticias de que el crimen organizado está atacando a los pocos policías que existen en la entidad. Prueba de ello, el ataque a cinco agentes ministeriales el pasado lunes en el municipio de Ixtapan de la Sal. Los policías estaban desayunando cuando los pistoleros, sin importar que a unos 15 metros de ahí se realizaba un velorio, sacaron las armas para agredirlos. Por fortuna, sólo están lesionados, dos de gravedad. Pero apenas el domingo, otro agente murió en manos de la delincuencia cuando iba en su auto con sus hijos, quienes lamentablemente también perdieron la vida. Con estas noticias, imagínese en qué situación están los habitantes del Estado de México que no tienen acceso a un arma para defenderse del hampa. El gobernador mexiquense debería pedir cuentas a estos dos funcionarios, que nomás no dan una en la lucha contra la delincuencia. Bueno, a lo mejor ya está resignado (Alfredo del Mazo) a que no tendrá buenos resultados electorales para las elecciones de 2021, y por eso ya no hace nada para sacar adelante al estado

Compartir