Foto: Especial

Compartir

Luis León

En los primeros días de veda electoral, previo al proceso que arranca el próximo 30 de marzo, se encendieron las primeras alertas. Para las agencias de seguridad de Estados Unidos, nuestro país se ubica en el mapa de riesgos ante la fragilidad institucional, la corrupción, la violencia y la posible injerencia rusa en la jornada electoral.

Además, como si se tratara de un juego donde la única regla es que no hay reglas, sucedió un hecho sin precedente, un precandidato, Ricardo Anaya, abanderado por el PAN-PRD-MC, encaró a un miembro del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), grabó el video que se hizo viral y exhibió la falta de coordinación entre los involucrados. Esto obligó al secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, a emitir un mensaje a medios para anunciar que el subdelegado del Cisen en Veracruz fue separado de sus funciones e iniciada una investigación administrativa por el posible mal funcionamiento de los protocolos; aunque fue enfático: “no se trató de espionaje clandestino”.

Navarrete Prida informó que el equipo de campaña de Ricardo Anaya y el gobierno de Veracruz tenían conocimiento de las actividades del Cisen en torno al seguimiento a las actividades de los precandidatos, y sostuvo que se acordó el pasado 10 de febrero, dos días antes de la denuncia del precandidato del Frente. 

El jefe de la política interior descartó que se trate de un acto ilegal, pues forma parte de un acuerdo que se adoptó al término de la reunión del Grupo de Coordinación local, en el marco de la cobertura del cierre de campaña de Anaya Cortés celebrado en el municipio de Coatzacoalcos, y como parte de los protocolos para garantizar la seguridad de los actores que participarán en los comicios de este año. 

por si las dudas. El secretario de Gobernación sostuvo que el Cisen tiene la obligación de monitorear eventos de trascendencia nacional sin que se pueda calificar esto de espionaje, y mantiene vigilancia con el propósito de informar cualquier eventualidad.

BOLA DE CRISTAL

Daniel Coats, director nacional de Inteligencia del Gobierno de Estados Unidos, compareció ante el Congreso de su país y habló sobre su visión de México, asegurando que existe una “frustración popular” por el bajo crecimiento económico y los escándalos de corrupción, y reconoció la posibilidad de que asuma el poder un partido político distinto al gobernante.

“El gobierno mexicano ha hecho un lento progreso para la instrumentación de las reformas de la aplicación de la ley, y continuará respaldándose en las fuerzas militares para contrarrestar al narcotráfico”, sostuvo Daniel Coats.

“Los mexicanos están concentrados en las elecciones presidenciales y legislativas para julio de 2018, en las que la corrupción, los altos niveles de violencia y el declive económico serán un elemento clave”.

Por su parte, Teresa Jiménez-Becerril, copresidenta de la Comisión Parlamentaria Mixta México-Unión Europea, alertó a senadores mexicanos sobre posibles ataques cibernéticos por parte de Rusia en los países que este año tienen elecciones, entre ellos México.

“La agresividad política rusa en Ucrania, y también en Rusia con los ataques cibernéticos en campañas y en países que están en campañas electorales”, puntualizó en el marco de la 24 Reunión Interparlamentaria México-Unión Europea, la diputada española.

Compartir