Foto: AFP

Compartir

Redacción ejecentral

William Barr, fiscal general de Estados Unidos, dijo a sus allegados que considera renunciar pronto debido a que el presidente Trump no deja de tuitear sobre casos del Departamento de Justicia.

De acuerdo con la agencia AP un funcionario de EU reveló la información sobre los deseos del fiscal, quien en anteriores ocasiones ha advertido a Trump acerca del riesgo de revelar detalles de investigaciones en curso.

Fue el pasado jueves cuando Barr acusó a Trump de obstaculizar el trabajo del Departamento de Justicia, diciendo que los tuits del mandatario le estaban volviendo «imposible» cumplir con su misión.

«Tengo un problema con algunos de los tuits», dijo Barr en una entrevista con ABC News, y agregó: «No puedo hacer mi trabajo aquí en el departamento con un comentario de fondo constante que me debilita».

El fiscal Barr debe testificar ante el Congreso el próximo mes en medio de acusaciones de que decidió, supuestamente presionado por Trump, desautorizar a sus propios fiscales y buscar una sentencia más leve para el exasesor de campaña y amigo del presidente.

Cuatro fiscales del Departamento de Justicia renunciaron al caso esta semana en aparente protesta contra la interferencia política del presidente.

Trump ha negado que sus tuits sobre el caso Stone, en los que ataca la dura sentencia original de 87 a 108 meses de prisión recomendada para Stone y apoya a Barr después de que la sentencia se redujera en más de la mitad, supongan una injerencia política.

Exfuncionarios de justicia quieren la cabeza de Barr

Más de mil exfuncionarios del Departamento de Justicia de Estados Unidos firmaron una petición pidiendo la renuncia del fiscal general William Barr, por su intervención para reducir la sentencia de Roger Stone.

Los firmantes del texto divulgado en internet acusan a Trump y a Barr de ignorar «abierta y repetidamente» el principio fundamental de ecuanimidad e imparcialidad de la aplicación de las leyes.

«Una persona no debería recibir tratamiento especial en un proceso criminal porque es un aliado político cercano al presidente», dice el comunicado.

«Los gobiernos que utilizan el enorme poder de hacer cumplir la ley para castigar a sus enemigos y premiar a sus aliados no son repúblicas constitucionales; son autocracias», agrega. NR (Con información de AFP y AP)

ES DE INTERÉS |

«Tengo derecho», responde Trump a Barr por críticas de tuits

Por presión de EU, Marina vuelve a lucha contra narco en México: WSJ

Se reúne Fiscal de EU con Gertz Manero

Compartir