Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Dos hombres y una mujer fueron exonerados, luego de que la Fiscalía no lograra presentar pruebas en su contra, pese a que tenían seis años detenidos, bajo la acusación de haber asesinado a once mujeres, cuyos cuerpos fueron localizados entre los años el 2011 y 2012, en el Arroyo de El Navajo, en el estado de Chihuahua.

La Fiscalía General del Estado de Chihuahua tuvo que retirar los cargos de asesinato y delincuencia organizada que había presentado en contra de las tres personas, a quienes relacionó con el grupo criminal Los Aztecas, publicó este domingo La Jornada.

Las tres personas que fueron exoneradas llevaban seis años detenidas, y en el 2018 fueron acusados de los delitos de homicidio agravado, trata y delincuencia organizada. Dichos cargos fueron retirados por el Ministerio Público (MP) en una audiencia realizada en la Ciudad Judicial a un costado del Cereso Estatal.

La Fiscalía no pudo reunir las pruebas para acreditar que en las fechas en que ocurrieron los hechos los ahora exonerados pudieron haber intervenido. “Se tendría que probar que ellos les dieron los golpes”.

“Quedaron acreditados los homicidios porque se tenían los restos óseos y los resultados de los peritajes para la identificación, pero probar la intencionalidad delictiva no fue posible. La intención de querer matar cómo se va a probar”.

Además de retirar los cargos, el MP adscrito a la FGE, Ángel González Cansino pidió el sobreseimiento del proceso penal, lo que tiene efectos de una sentencia absolutoria, publicó el medio antes mencionado.

Solo quedó vigente el delito de trata y a cada uno les ofreció una pena de 10 años por esa conducta y únicamente por cinco de las 11 víctimas.

Presuntamente, estas personas que ya fueron exoneradas, estaban asociadas por las autoridades con otros integrantes del crimen organizado prostituían por la fuerza a las jóvenes. Con información de La Jornada. MM

Compartir