Compartir

Irene Muñoz

Así, sin pensar y jugando a la política, el rapero y ahora candidato a la presidencia de los Estados Unidos, Kanye West, llevó a cabo su primer mitin en Carolina del Sur.

En él llevó a la audiencia por un torbellino de emociones e ideas al hablar de temas que iban desde una propuesta para flexibilizar el uso de armas.

“Disparar pistolas es divertido”, dijo, y prometió regalar un millón de dólares a las personas que tengan hijos e, incluso, llegó a señalar a miembros de su familia por el aborto.

Entre sonrisas, enojo por momentos y un mar de lagrimas, el rapero expuso que su madre estuvo a punto de abortarlo; además, evidenció a su esposa Kim Kardashian que en un momento le pidió abortar a su hija.

Esto por supuesto generó una molestia en la socialité, ya que exponer al mundo temas que son íntimos como eso y, sin su consentimiento, fueron desaprobados. Ante todo lo ocurrido, versiones de bipolaridad han salido a la luz. Esperemos qué ocurre con esta candidatura.

Familia. El rapero y el hogar que formó con la socialité Kim Kardashian. 

Compartir