Compartir

David Colmenares
Hace dos semanas comentaba en este espacio, curiosidad por conocer la situación jurídica y fiscal de los equipos de futbol en México, así como lo referente a otros deportes como el boxeo profesional, ante el hecho evidente de Signos de corrupción, como la gran cantidad “de peleas del siglo”, que no son más que montajes como el de la última “pelea”.
Siempre han existido dudas, más cuando se habla en los periódicos de transferencias millonarias en el futbol profesional México y en el Mundo, no se sabe por ejemplo, si esta reglamentado el porcentaje del futbolista o como registran contablemente los clubes esos ingresos existiendo ya escándalos al respecto en otros países.  
Con la detención de funcionarios de la FIFA ordenada por el Gobierno de EUA y lo amañado de la reelección del actual Presidente de esa transnacional, surgen dudas respecto a los pagos que realiza cada cuatro años la FIFA a las federaciones nacionales como resultado de las ganancias de los torneos mundiales.  ¿ Como se reparte ese dinero entre los clubes y las federaciones?, así como el que reciben por la transmisión de los partidos de futbol. Lo mismo sucede con los ingresos de los futbolistas, directivos, promotores, entrenadores, esto es de las personas que viven de este deporte profesional.
El escándalo desatado a partir de la detención de nueve de los dirigentes de la FIFA, atrajo por supuesto la atención de todo el Mundo, sobre lo que pasa realmente en el futbol profesional. Desgraciadamente muchos de los detenidos pertenecen a la CONCACAF que es la Zona en que participa México, de la cual por cierto debería salirse urgentemente.
Al respecto, el año pasado Forbes publicó que el costo de la industria futbolera era de 210 mil millones de dólares, lo que incluye los contratos comerciales, el valor de los futbolistas, el costo de las franquicias y los ingresos de los torneos, destacadamente las Copas del Mundo. Tan sólo el futbol de Europa, que votó en masa en contra del actual Presidente suizo de la FIFA, vale 95 mil millones de dólares, sin incluir el costo de los equipos y las cartas de los jugadores. Y señalaba como ejemplo que la fortuna del ruso dueño del Mónaco, es de más de 90 mil millones de dólares.
El mundo del futbol es el de la socialización de los costos, y la privatización de los beneficios, concentrados en la FIFA que reparte una parte a cada Federación, pero se queda con la mayor parte. La socialización de los costos se refleja en el gasto realizado por los gobiernos para mejorar la infraestructura o hacer nuevos estadios, que en el caso de Brasil  rebasó los cuatro mil millones de dólares, en todas las acciones casi se excedieron los costos. Para el gobierno brasileño el costo también ha sido político y social.
Cual es la distribución de las ganancias del Mundial, o la carga fiscal y  ¿que parte de ese ingreso reciben las federaciones y los clubes, y como los registran fiscalmente?
El valor de los equipos es alto, medido por Forbes a través del “costo de su plantilla, los ingresos por derechos de televisión, el valor de sus estadios, los ingresos por patrocinios y el valor de la marca”, entre otros aspectos.  Una parte sustantiva de los mismos son los derechos de televisión, por ejemplo la liga inglesa, dice FORBES, recibirá 7837 mdd de 2016 a 2019 y se reparte entre los clubes con un diferencial máximo  de 36 mdd. En México el pago es directo con cada club, y este es asimétrico, por ejemplo Chivas recibe cerca de 50 mdd y Veracruz sólo 3 mdd por temporada.
Ya el SAT informó que tiene revisiones en proceso a personas físicas y morales del mundo del futbol de nuestro País, no sólo a los jugadores por cierto y profundizará en ello.

Compartir