Compartir

Irene Muñoz

La Toscana en Italia, zona en la que grandes hombres ilustres de la historia han nacido. Ahí nacieron padres de la literatura como Giovanni Boccaccio, Dante Alighieri, y Francesco Petrarca; el escultor, pintor, poeta y arquitecto Michelangelo; el pintor Cimabue (Cenni di Pepo) y, por supuesto, el arquitecto, escultor, ingeniero, inventor y pintor Leonardo Da Vinci; así como el creador del pensamiento político moderno, Nicolás Maquiavelo, han sido parte del considerado epicentro de la cultura y el arte. Esta también es el lugar que vio nacer a Gucci.

En el mundo de la moda, ha tenido a grandes diseñadores y firmas como… Salvatore Ferragamo, Emilio Pucci, Roberto Cavalli.

Guccio Gucci, el hombre que creó una de las marcas más deseadas y fashion de la historia.

Guccio Gucci nació en 1881 en Florencia (a). Después de un viaje a París (b) y Londres (c), en el que trabajó como portero en el Hotel Savoy percibió la relevancia de la sofisticación que se requería para formar parte de una sociedad selecta, imaginó y desarrolló entonces su primera colección para equipaje.

En 1905 regresó a Italia y abrió su propio taller con artículos para montar. Por su detalle y el tratamiento que daba al cuero, logró un rápido reconocimiento a su trabajo artesanal y de gran calidad.  

Después de varios años, en 1921 abrió la primera boutique con su apellido, Gucci. Buscó a los mejores artesanos para su taller, y con su base de diseño ecuestre, las maletas, bolsos, zapatos, baúles, guantes y cinturones llenos de detalles, eran solicitados por la sociedad italiana.

En 1947, Aldo Gucci, su hijo, creó el famoso símbolo de Gucci basado en el nombre de su padre, por ello las dos GG encontradas, y junto con sus hermanos abrieron sucursales en Roma y Milán.

 En 1953 falleció el hombre que le dio vida a Gucci.

Su hijo, se quedó al frente de la compañía, logró su internacionalización al abrir sucursales en París, Londres,  Nueva York y Los Ángeles, que gracias al glamour de las estrellas que se enamoraron de la marca, la hicieron  objeto de deseo.

 Por la Segunda Guerra Mundial integró al bambú y al yute en sus producciones; esto provocó su posicionamiento vanguardista.

En 1981, Gucci se presentó por primera vez un desfile de modas en Florencia, cuyo resultado fue todo un éxito, pero los problemas entre la familia y el crecimiento sin rumbo de las sucursales hicieron que la marca tuviera pérdidas por 40 millones de dólares.

En 1993, Maurizio Gucci, nieto Guccio, vendió la empresa  a la financiera árabe Investcorp.

Para sacar adelante la firma, sus nuevos dueños contrataron al talentoso Tom Ford como director creativo y a Domenico De Sole como director ejecutivo. Juntos desarrollaron una moda vintage ubicada en los años 70´s llenas de vida, glamour y sensualidad logrando consolidarla como la empresa europea de 1998, y se firmó una alianza estratégica con Pinaul-Printemps-Redoute, que concluyo con la compra en 1999, del Grupo Gucci.

Con esta fusión, Gucci Inc. se convirtió en una empresa de lujo que adquiriría a otras más. Así Yves Saint Laurent, Sergio Rossi, Boucheron, Bottezga Veneta, Brioni y Alexander McQueen fueron sumadas al grupo; y obtuvieron el 91% de Balenciaga, y 50% de Stella McCarney, por mencionar algunas. 

Su actual director artístico, Alessandro Michele, que ha dirigido a la marca desde 2014, ha logrado que los clientes de Gucci permanezcan, y sumó a nuevos seguidores al posicionarla en los jóvenes con sus diseños vanguardistas, sus sneakers y ropa considerada caótica, por la mezcla de épocas, texturas.

Pero la industria de la moda también ha sufrido por el Covid-19, y Alessandro, introspectivo en medio de la cuarentena, fue el primero en establecer sus nuevas reglas.  “Al final resultamos ser muy pequeños. Tanta codicia desaforada nos hizo perder la armonía y los cuidados, la conexión y la pertenencia. Devastamos la santidad de la vida, olvidándonos de que somos una especia más. Al final, nos quedamos sin aliento” publicó en su cuenta.

Compartir