Simón Vargas

“La naturaleza no hace nada incompleto ni nada en vano”. Aristóteles

El término hace referencia al amplio abanico de vida en nuestro planeta, el cual incluye todos los ecosistemas desde los simples hasta los más complejos, pero además, la biodiversidad permite las funciones vitales que requieren el equilibrio y el correcto funcionamiento de la vida en el planeta, y nos concede la oportunidad de beneficios invaluables como la extracción de alimentos, medicinas, recursos energéticos y materias primas.

Podría pensarse que el daño a un entorno específico solo afecta el hábitat de ese lugar, sin embargo, pone en peligro todo el sistema de relaciones entre las especies, tal ha sido la preocupación que hace 10 años se adoptó el Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020un marco de acción decenal para que todos los países e interesados salvaguarden la diversidad biológica y los beneficios que proporcionan a las personas, y como parte de este programa se propusieron 20 propósitos conocidos como las Metas de Aichi.

Gracias al trabajo comprometido desde el pronunciamiento de la preservación de la biodiversidad, y de acuerdo a datos del Informe Planeta Protegidoel cual se realiza cada dos años, desde 2010 hasta la fecha, se ha logrado alcanzar la meta número 11 del documento: proteger al menos 17% de la tierra y las aguas continentales y 10% del medio marino.

Sin embargo, independientemente de este importante paso, irónicamente el mismo reporte afirma que uno de los nuevos desafíos será mejorar la calidad tanto de las áreas nuevas como de las existentes para lograr un cambio positivo para las personas y la naturaleza, ya que la biodiversidad continúa disminuyendo, incluso dentro de muchas áreas protegidas.

Si bien la responsabilidad y el compromiso de las naciones han sido indispensables para alcanzar una disminución del consumo de biodiversidad, aún quedan muchas áreas que deben ser monitoreadas y protegidas, pero además se debe poner especial atención en la interconexión de dichos espacios ya que esto permitirá que las especies puedan moverse libremente y crear o bien mantener procesos ecológicos.

Es innegable que durante miles de años y por múltiples razones algunas especies se han extinguido y otras han evolucionado, sin embargo, de acuerdo a algunos científicos podríamos enfrentarnos pronto a la Sexta Gran Extincióny es que en información de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza aproximadamente 5,200 especies de animales se encuentran en peligro de extinción en la actualidad. Además, en un desglose por clase, se encuentra en riesgo el 11% de las aves, el 20% de los reptiles, el 34% de los peces y 25% de los anfibios y mamíferos.

Pese a que México se encuentra catalogado como uno de los 17 países megadiversos, es decir que cuenta con al menos 5,000 especies de plantas endémicas y ecosistemas marinos dentro de sus fronteras, también se encuentra dentro de la lista de naciones que cuenta con un amplio número de animales en peligro de extinción sumando al menos 20 de diversas clases.

Pero, ¿cuáles son algunas de las razones por las que continúa avanzando la pérdida de biodiversidad? Una de las principales causas es el cambio climático, lo que genera serias amenazas a plantas y animales, en segundo lugar, podría mencionarse la contaminación del medio ambiente, lo que produce una alteración nociva en los diversos ecosistemas, y finalmente, hay que reconocer que la sobre explotación de los recursos naturales impide la recomposición adecuada de los entornos.

Por otro lado, dentro de las consecuencias más importantes se encuentran: la extinción de especies, sequías, pérdida del patrimonio genético y aumento de las emisiones de Co2; pero la más grave radica en un incremento de la transmisión de enfermedades infecciosas, y es que a lo largo de la historia hemos sido testigos de cómo un alto porcentaje de virus y nuevas enfermedades tienen un origen zoonótico, por ejemplo: la deforestación en el amazonas ha provocado un aumento de mosquitos, lo que favorece la dispersión de la malaria; la pesca sin freno en Malawi ha reducido la población de peces, quienes a su vez consumían caracoles acuáticos los cuales albergan los parásitos causantes de la esquistosomiasis, por lo que el número de casos se ha elevado; e incluso en India se ha relacionado el aumento de casos de rabia con el descenso en la población de buitres.

Es sorprendente el equilibrio que existe en nuestro planeta, y lo asombroso de cómo el efecto dominó puede causar una tragedia mundial, por lo que trabajar en el resguardo, cuidado y atención de la biodiversidad podría incluso, en corto plazo traducirse en la razón que determine la prevalencia de la supervivencia humana. Es preciso que tomemos consciencia de lo que acontece y que se actúe con responsabilidad.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir